Pruebas Diagnósticas

Pruebas diagnósticas por imágenes

imprimir

Densitometría ósea

Nombres alternativos

Absorciometría de rayos X de doble energía, DXA.

Pruebas Diagnósticas. Pruebas diagnósticas por imágenes. Densitometría ósea
Definición

La masa ósea es la cantidad total de hueso de un individuo en su esqueleto. Depende de múltiples factores, entre ellos la edad, el sexo y la raza. En el interior del hueso se producen numerosos cambios metabólicos, alternando fases de destrucción y de formación. Estas fases están reguladas por distintas hormonas, la actividad física, la dieta, los hábitos tóxicos y la vitamina D, entre otros factores.

La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por una pérdida progresiva de calcio y un descenso de la masa ósea. Los huesos se vuelven más frágiles y delgados, incrementándose el riesgo de fracturas. Aunque las radiografías simples son un buen método para diagnosticar fracturas, no son una exploración indicada para la evaluación de la masa ósea. Para un diagnóstico adecuado de la osteoporosis se utiliza la densitometría.

La densitometría ósea es una prueba rápida y cómoda que permite determinar la densidad mineral o masa ósea. El aparato consta de una parte emisora de radiaciones y otra receptora. Utiliza para su funcionamiento radiaciones ionizantes, generando dos haces de rayos X. Uno de los haces es absorbido por las partes blandas del cuerpo y el otro por el hueso. La radiación absorbida por el paciente es extremadamente pequeña, menos de la décima parte de la dosis de una radiografía de tórax. El equipo detecta la cantidad de radiación absorbida de cada uno de los haces al atravesar al paciente y con esa información y mediante un programa informático calcula la densidad mineral ósea del hueso explorado. El resultado obtenido es comparado con un valor promedio de individuos de la misma edad y sexo, y ello permite determinar el riesgo de fracturas y el estado de osteoporosis del paciente. El estudio de las densitometrías a lo largo de un periodo de tiempo también puede documentar la evolución de la pérdida de calcio y permiten elaborar un pronóstico, instaurar los tratamientos preventivos correspondientes y valorar la respuesta a éstos.

Existen densitometrías centrales y periféricas. En la densitometría central las medidas se hacen habitualmente en la columna lumbar y caderas. La densitometría periférica suele realizarse con aparatos portátiles, útiles para el cribado de osteoporosis y se estudia la densidad ósea en muñecas, dedos o el calcáneo.

Cómo se realiza el estudio

La exploración se realiza en servicios de radiología o medicina nuclear. Los equipos de densitometría constan de una mesa plana sobre la que se tiende el paciente y un brazo suspendido sobre la cabeza que se desplaza durante la exploración. Habitualmente hay que desvestirse y colocarse una bata. Después hay que situarse sobre la mesa del equipo. Una vez sobre la mesa se debe permanecer inmóvil para que la prueba se realice de forma adecuada. El brazo móvil del aparato iniciará la exploración. El detector recorre lentamente las áreas a explorar generando información que será posteriormente analizada. Las áreas habitualmente exploradas son la cadera y la columna lumbar, dos regiones anatómicas en las que es frecuente la fractura por osteoporosis. Cuando se explora la columna lumbar se suele colocar una almohada bajo las piernas para flexionar las caderas y tener la columna correctamente posicionada para la exploración. Si se explora la cadera se colocan las piernas en rotación interna.


Preparación para el estudio

No es necesario estar en ayunas para la prueba, pero si se toman suplementos de calcio deben interrumpirse 24 horas antes. Es recomendable llevar ropa cómoda. El paciente debe informar a su médico si recientemente se ha realizado una exploración con bario o una tomografía computadorizada o un estudio isotópico con inyección de contraste. En este caso tendría que esperar de 10 a 14 días para realizarse la prueba.
 


Boletín de noticias Canal Salud

Qué se siente durante y después del estudio

El estudio es totalmente indoloro. Puede durar entre 10 y 30 minutos dependiendo del equipo usado y las partes del cuerpo exploradas. Tras la exploración el paciente puede reincorporarse a su vida habitual.

Riesgos y contraindicaciones del estudio

Es un procedimiento sencillo y no invasivo. Es indoloro y la exposición a radiación ionizante es mínima, inferior a la de una radiografía de tórax, por lo que no implica riesgos para la salud. No hay complicaciones previsibles con el procedimiento descrito. En el caso de exposición del feto en mujeres gestantes puede dar lugar a malformaciones, especialmente en el primer trimestre del embarazo.

La mujer embarazada o que sospeche que puede estarlo debe evitar el estudio y debe indicar a su médico que está embarazada antes de realzarse una densitometría.
 

Razones por las que se realiza el estudio

La densitometría permite valorar el riesgo de desarrollar una fractura y se emplea fundamentalmente en el diagnóstico de la osteoporosis, una condición que afecta más frecuentemente a mujeres después de la menopausia, pero que también puede presentarse en hombres. Si la densidad ósea es baja, se establece un tratamiento para prevenir fracturas. También permite valorar los efectos del tratamiento u otras condiciones que causan pérdida de masa ósea.
 
El estudio densitométrico está especialmente indicado en aquellos pacientes en los que existan diversos factores de riesgo para el desarrollo de osteoporosis. Entre los factores de riesgo más importantes destacan:

  • mujeres mayores 45 y hombres mayores de 55 años
  • menopausia temprana
  • antecedentes familiares de osteoporosis
  • uso prolongado de corticoides
  • enfermedades paratiroideas o tiroideas
  • tabaquismo
  • baja ingesta de calcio
  • talla baja y malnutrición
  • fractura por traumatismo menor
  • insuficiencia renal o hepática crónica
     

Subir

Dr. Germán Delgado
Especialista en Medicina de Familia
Médico consultor de Advance Médical