El niño

Crecimiento y desarrollo del niño

imprimir

Desarrollo cognitivo

El niño durante todo su proceso de crecimiento se desarrolla buscando su propia identidad, estableciendo vínculos emocionales, expresando sus sentimientos y estableciendo relaciones emocionales de todo tipo. Además de estos cambios, también experimenta un desarrollo cognitivo. 

La capacidad intelectual de los pequeños va madurando con el paso del tiempo, van aprendiendo cómo es el mundo y poco a poco, se van construyendo una imagen de sí mismos. Como bien sabemos, el tránsito de la infancia a la adolescencia no es fácil y es aquí donde se producen muchos de los cambios más importantes que marcarán la personalidad del joven.

Este periodo es cada vez más complejo debido a las incesantes exigencias que marca la sociedad: más habilidades sociales, más destreza física e intelectual y una mayor adaptación a los cambios que hay que afrontar individualmente. Si durante toda la infancia, la educación que le han proporcionado familia y escuela no ha ido encaminada a fomentar estas habilidades, el adolescente puede tener problemas de adaptación considerables.
 

Salud Niño. Crecimiento y desarrollo. Pubertad y adolescencia. Desarrollo cognitivo
La personalidad y las emociones

La personalidad del adolescente está marcada por:

  • Sus sentimientos son contradictorios.
  • Mantiene conflictos de dependencia-independencia.
  • Tiene necesidad de pertenecer a un grupo, pero por otro lado también demanda aislamiento y soledad para encontrar su propia identidad.
  • Búsqueda de su identidad sexual, moral y religiosa.
  • Búsqueda de su autonomía y de su propio yo.

En cuanto a las vivencias emocionales podemos destacar:

  • Dificultad para expresar sentimientos.
  • Presentan con frecuencia altibajos emocionales.
  • Necesidad de autoestima, reconocimiento y aceptación.
  • Inseguridad
  • Facilidad para que afloren sentimientos de soledad, vergüenza y culpabilidad.
  • Buscan relaciones de pareja.
     
Desarrollo cognitivo

Cuando el joven ha completado su desarrollo cognitivo se presentan las siguientes características:

  • El adolescente es capaz de elaborar un pensamiento abstracto y mantener una actitud crítica y reflexiva ante el mundo y las experiencias vividas. El pensamiento simbólico no es su fuerte y utiliza, como en etapas anteriores, la intuición o los pensamientos mágicos como cuando era niño.
  • Tiene una imaginación desbordante y tiende a la ensoñación. Sus pensamientos se centran en todo aquello que desea y no tiene.
  • La capacidad memorística está ligada a sus emociones, recuerda y aprende lo que le interesa y motiva.
  • Puede comprender conceptos muy abstractos artísticos, metafísicos o filosóficos.
  • La resolución de problemas cada vez está más desarrollada, utiliza la experiencia previa para buscar soluciones. Aunque a nivel escolar esta habilidad la utiliza a la perfección, a nivel emocional no es siempre capaz de resolver sus propios conflictos.
     
Salud Niño. Crecimiento y desarrollo. Pubertad y adolescencia. Desarrollo cognitivo
Diferentes fases de la adolescencia

Cuando comienza la pubertad, entre los 11 y 13 años, el joven es aún más niño que adolescente, suele estar muy confundido y ávido de nuevas experiencias. Los primeros impulsos sexuales comienzan a llegar a su cuerpo y ya se va acercando a grupos de amigos con los que se siente identificado, aunque de momento esas pandillas son pequeñas y suelen estar formadas por personas del mismo sexo. Su moralidad se basa en conceptos y principios poco flexibles y rotundos.

Cuando llegan los 14 y 15 años, el joven ya se encuentra inmerso en mitad de la adolescencia con la crisis que ello conlleva. Su intimidad, su aspecto y la sexualidad son tres de los aspectos que más le preocupan. Vive con mucha intensidad el conflicto dependencia-independencia, es decir, es egocéntrico pero al mismo tiempo también necesita del grupo, en el cual cada vez se integra más imitando a los miembros y defendiéndolos, llegando incluso a adoptar las normas del grupo porque las considera más valiosas que las de los adultos. En esta edad suceden los primeros enamoramientos y es cuando se encuentra la identidad sexual de cada uno. Al contrario de la fase anterior, aquí el grupo ya está formado por chicos y chicas. En la esfera moral se van flexibilizando sus opiniones y sus normas morales son cada vez más laxas, incluso claramente permisivas con aquello que le interesa y que le sirve para justificar sus actos y satisfacer sus deseos.

Cuando el joven llega al final de la adolescencia (entre 16 y 17 años), los rasgos de adulto empiezan a aflorar en su cuerpo y en sus pensamientos, ya actúa con más seguridad (aparente o real) y es capaz de tomar decisiones importantes. Su personalidad está prácticamente formada, lo que va a ser de adulto estará estrechamente ligado a lo que ha vivido en esta etapa. A nivel de relaciones sociales es más selectivo y a la vez más extrovertido, necesita menos del grupo y puede involucrarse en relaciones de pareja, aunque éstas son generalmente inestables. En esta época se desliga de las opiniones y reglas morales del grupo forjándose y manifestando las suyas propias. Es en esta última etapa, a un paso de la adulta, donde el adolescente es capaz de asumir la responsabilidad individual de sus actos.


Boletín de noticias y novedades de Canal Salud

¿Por qué los adolescentes sufren crisis existenciales?

Todos los jóvenes deben atravesar la crisis de la adolescencia con mayor o menor intensidad, que va acompañada de un sentimiento de vacío que intentan llenar con relaciones afectivas, amigos, ideas, diversión, aceptación social y religión.

En esta etapa hay que estar muy atento a los comportamientos de los adolescentes, ya que pueden llenar ese vacío con prácticas poco recomendables como buscar diversión junto con el consumo de drogas o alcohol, consumismo compulsivo, etc.

La crisis vital del adolescente forma parte de su desarrollo cognitivo y podríamos afirmar que es la primera gran crisis vital de la persona, es la crisis de la identidad del yo. Es una etapa muy frágil a nivel mental en la que el adolescente vive una situación de gran riesgo para los trastornos psicológicos (sentimientos de angustia, tristeza, decepción y duda sobre sí mismo).

Es labor de los padres estar muy pendientes de los cambios que sufren sus hijos durante la pubertad, ya que ante el menor indicio de trastorno mental es muy importante acudir a un buen especialista. El  Seguro de Salud MAPFRE además de contar con un amplio cuadro médico, incluye un Servicio de Orientación Psicológica Telefónico, a través del cual un cualificado equipo de psicólogos te orientarán de manera personalizada. 


 

Subir

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical