El niño

Enfermedades del niño

imprimir

Faringoamigdalitis aguda infecciosa

¿Qué es?

La faringoamigdalitis es la infección de las amígdalas y la faringe. Las amígdalas son dos estructuras redondeadas que se localizan a ambos lados de la lengua y forman parte de las defensas del organismo.

Causa

Las amigdalitis son producidas por la infección de un virus o de una bacteria.

En los niños menores de dos años son más frecuentes las infecciones por virus y, en los niños mayores, pueden ser virus o bacterias. Los virus que con más frecuencia causan infección son los adenovirus

Las amigdalitis pueden aparecer en cualquier época del año aunque son más frecuentes en los meses de invierno.

Las amigdalitis víricas son muy contagiosas los primeros 2 ó 4 días de la infección. Las amigdalitis bacterianas sólo contagian hasta 24 horas después de iniciar el tratamiento antibiótico.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes son la fiebre y el dolor al tragar. En muchos casos también se acompaña de cefalea y dolor de barriga. En los niños más pequeños hay rechazo de la alimentación, irritabilidad e incluso vómitos y diarrea. Pueden también tener síntomas de catarro: tos y mucosidad.

En el lateral del cuello se pueden palpar adenopatías (ganglios inflamados por la infección)

El diagnóstico lo hace el Pediatra mediante la exploración de la garganta y busca síntomas de inflamación e infección: enrojecimiento, exudados o "placas" (no siempre aparecen), úlceras o llaguitas y aumento del tamaño de las amígdalas.

Hay alguna infección faringoamigdalar que cursa con manchas en la piel que pueden ser claves en el diagnóstico como puede ser la escarlatina o la mononucleosis infecciosa.

Tratamiento

En los niños menores de dos años, como la mayoría de las faringoamigdalitis son víricas no necesitan tratamiento antibiótico, tan solo se deben administrar medicinas para tratar la fiebre y el dolor. Se debe ofrecer muchos líquidos al niño para mantenerlo bien hidratado.

En los niños más mayores el Pediatra debe valorar, según el estado del niño y la exploración física, si es necesario o no la administración de antibióticos.

Signos de alarma

Se debe tener especial atención a las complicaciones y se debe consultar con el Pediatra si el niño presenta:

  • Dolor muy intenso

  • Dificultad para tragar y babeo excesivo

  • Tortícolis y dificultad para girar el cuello

  • Dificultad para cerrar la boca

Hay niños con amígdalas grandes e infecciones de repetición. La decisión de operar a un niño y quitarle las amígdalas no depende solo del número de infecciones sino de si éstas causan dificultad para tragar y respirar. Se observa si el niño realiza pausas respiratorias (apnea) o ronquidos por la noche.

Subir

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical