Enfermedades

Huesos, articulaciones y músculos

imprimir

Fibromialgia

Qué es

Es una enfermedad reumática de curso crónico que afecta a mujeres alrededor de los 50 años.

En la actualidad es la causa más frecuente de dolor musculoesquelético generalizado crónico.

Afecta a un 3% de la población con un claro predomino en el sexo femenino, aunque también se ha descrito en varones.

Cómo se produce

No se conoce el mecanismo concreto que produce la fibromialgia, aunque se ha propuesto que su aparición sea probablemente multifactorial, con marcado hincapié en una probable disfunción en la modulación del dolor. Entre los otros factores asociados destacan: alteraciones psicógenas, alteraciones del sueño, alteraciones hormonales y alteraciones de neurotransmisores.

Sintomatología

Aparece entre los 20 y los 40 años, generalmente en mujeres, con dolor musculoesquelético generalizado de más de tres meses de evolución. El dolor suele estar mal delimitado, profundo, y acompañado de rigidez con empeoramiento por la mañana. El ejercicio suele agravar el dolor por lo que las pacientes afectas tienden no practicar ejercicio.

El dolor se acompaña de cansancio que puede ser de diferentes grados, y a la vez incapacitante para la realización de las tareas diarias habituales, como por ejemplo vestirse o preparar la mesa.

También aparece de forma característica un sueño no reparador. Su tratamiento mejora el dolor y el cansancio de la fibromialgia.

No es infrecuente asociar estos síntomas con trastornos de ansiedad, trastornos depresivos, cefaleas, alteraciones en el ritmo deposicional, dismenorrea, sensibilidad al frío, piernas inquietas, etc.

Las pacientes afectas de fibromialgia entran frecuentemente en un estado de depresión como consecuencia la limitación que tienen para seguir una vida normal, sabiendo que no hay un tratamiento curativo específico añadido a la dificultad para determinar de manera objetiva el grado y naturaleza de su dolor.

Diagnóstico

Es fundamentalmente clínico, insistiendo en las características del dolor y su localización, así como los factores que lo desencadenan y el grado de afectación que produce sobre su vida diaria.

La exploración física consiste principalmente en la palpación de determinados puntos del cuerpo, llamados también puntos gatillo.

Las áreas más sensibles de dolor se localizan en la región cervical posterior, hombros, esternón, cadera, codos, rodillas, glúteos y nalgas.

El diagnóstico se hace por la presencia de dolor localizado a la presión en más de 11 de los 18 puntos concretos (9 pares bilaterales) y que éste sea de más de tres meses de evolución, habiéndose descartado antes otras patologías.

Las exploraciones complementarias son normales, por lo que su alteración iría encaminada a pensar en otros procesos.

El diagnóstico diferencial se debe hacer con otras enfermedades como pueden ser: la polimialgia reumática, el lupus eritematoso, la artritis reumatoide e hipotiroidismo entre las más frecuentes.

Tratamiento

Es fundamental explicar bien al paciente la naturaleza benigna de la enfermedad, así como el hecho de que es una enfermedad crónica que no produce deformidades.

El tratamiento farmacológico debe ir acompañado de un buen programa de gimnasia diaria. Los fármacos se utilizan para mejorar el dolor, el sueño y los síntomas ansioso-depresivos. Los antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno, y el paracetamol son los fármacos más utilizados para una buena analgesia. Con el fin de mejorar la calidad del sueño, se emplean fármacos con actividad antidepresiva y/o ansiolítica.

Recientemente han aparecido fármacos antidepresivos con efectos analgésicos que están teniendo buena respuesta en estos enfermos.

La psicoterapia de apoyo es muy útil y necesaria en estos pacientes que en muchas ocasiones pasan meses hasta su diagnóstico con el correspondiente agravamiento del dolor y favoreciendo así la aparición de sintomatología depresiva.

En algunos centros hospitalarios, existen Unidades de Fibromialgia, que enfocan la enfermedad, su evolución y tratamiento de forma multifactorial, obteniendo así mejores resultados en el control del dolor.

Subir

Dra. Laura Cristel Ferrer
Especialista en Medicina de Familia y Comunitaria
Médico colaborador con Advance Medical