Enfermedades

Endocrinología y nutrición

imprimir

Hiperaldosterosnismo

¿Qué es?

El hiperaldosteronismo es el trastorno clínico producido por el exceso de secreción de la hormona aldosterona por las glándulas suprarrenales.

¿Cómo se produce?

La aldosterona es una hormona que cumple su función básicamente en el riñón donde retiene sodio y elimina potasio, a la vez que aumentan el volumen circulante de líquido en la sangre (hipervolemia).

El riñón, frente a estímulos como poca cantidad de sangre o la disminución del sodio en sangre libera renina, que actúa sobre una proteína en sangre liberada por el hígado, el angiotensinógeno. Por acción de la renina sobre el angiotensinógeno se produce la angiotensina I, que por efecto del ECA (proteína que está en las arterias pulmonares), produce angiotensina II. La angiotensina II estimula la producción de aldosterona por las glándulas suprarrenales.

El mecanismo por el cual se produce un aumento de la aldosterona depende diferentes causas. Las causas que se deben a alteraciones de la propia glándula constituyen el hiperaldosteronismo primario: tumores benignos (adenomas) y malignos de las glándulas suprarrenales, hiperplasia de las glándulas suprarrenales, o causas no conocidas. La forma más frecuente suele ser el adenoma cortical (síndrome de Conn).

Otras causas del aumento de aldosterona es debida a estímulos originados fuera de la glándula; constituyen el hiperaldosteronismo secundario. Se incluyen el síndrome de Bartter, la estenosis (estrechamiento) de la arteria renal, tumores renales, insuficiencia cardíaca.

Síntomas

En el hiperaldosteronismo primario, la mayoría de los síntomas son debidos al efecto que el exceso de aldosterona tiene sobre la regulación de los niveles de sodio y potasio. Como la aldosterona produce retención de sodio y líquidos en el riñón, cuando se produce más cantidad de la hormona va a aparecer hipertensión arterial, bajada de potasio en sangre (hipopotasemia). La hipopotasemia ocasiona síntomas como debilidad muscular, fatiga y calambres, y puede ser causa de arritmias cardiacas graves. Otros síntomas, paradójicos, que pueden aparecer son el aumento del volumen de la orina (poliuria) y excesiva ingesta de agua (polidipsia). En el caso de tratarse de un paciente sin otras enfermedades concomitantes, el aumento del volumen de líquido sanguíneo puede ser bien tolerado. Sin embargo si existen otras enfermedades como alteración renal, o insuficiencia cardiaca, puede existir una importante retención de líquidos y ocasionar trastornos edematosos que se manifiestan como hinchazón de regiones declives como los pies y las piernas.

En el hiperaldosteronismo secundarios la sintomatología puede variar respecto a la referida para el hiperaldosteronismo primario. Por ejemplo, en el síndrome de Bartter las cifras tensionales suelen ser menores y no se suele asociar a edemas.

Diagnóstico

El diagnóstico comienza mediante la sospecha clínica, en un paciente con hipertensión y la detección de un potasio bajo en sangre (hipopotasemia) y alto de sodio (hipernatremia). En las formas leves de hiperaldosteronismo primario los niveles de potasio pueden ser normales. Si la hipopotasiemia es intensa, también descienden los niveles de magnesio en sangre.

Frente a estas alteraciones, se solicitará los niveles de aldosterona y de renina en sangre. Existirá disminución de renina e hipersecreción de aldosterona.

Las técnicas de imagen, especialmente la resonancia magnética y la TC, permiten detectar tumores (adenomas y otros tumores suprarrenales).

Tratamiento

El tratamiento puede ser a base de medicamentos, o bien mediante intervención quirúrgica en casos seleccionados. En general se persigue corregir la hipertensión arterial y las alteraciones iónicas (sodio y potasio) y metabólicas (hiperglucemia). Para el tratamiento de la hipertensión arterial se usan diuréticos que ahorran potasio como la espironolactona y la amilorida.

En el caso de un tumor suprarrenal es preciso normalizar la presión arterial y la hipopotasemia antes de la cirugía con dieta baja en sodio, espironolactona y suplementos de potasio.

En el síndrome de Bartter se controla la sintomatología con espironolactona, propanolol, enalapril, la administración de suplementos de potasio y magnesio, dieta adecuada, y glucocorticoides (como la dexametasona).

En cuanto al tratamiento quirúrgico se puede realizar una extirpación quirúrgica del adenoma. Otros tumores pueden precisar cirugía más agresiva y radioterapia más quimioterapia.

Medidas preventivas

La mejor prevención es el control de los valores de presión arterial y, ante la existencia de una hipertensión arterial, buscar datos que puedan sugerir la existencia de una alteración suprarrenal.

Subir

Dr. José Félix Meco
Especialista en Medicina Interna
Médico consultor de Advance Medical