Mujer

El puerperio

imprimir

Modificaciones después del parto

El puerperio o posparto son las seis semanas posteriores al parto, periodo en que el cuerpo de la mujer vuelve paulatinamente a la normalidad y alcanza un estado físico lo más similar posible a aquél en que se encontraba antes del embarazo.

Los primeros 2-5 días suelen transcurrir en el hospital y después en el domicilio. Las primeras horas debe controlarse la buena contracción uterina para evitar la hemorragia. La matriz se contrae, se palpa como una masa dura en el abdomen por debajo del ombligo, de forma que colapsa los vasos sanguíneos y deja de sangrar activamente. Estas contracciones, que pueden ser dolorosas en algunos casos, son los denominados entuertos. El personal sanitario podrá administrar analgésicos si es preciso. Los entuertos suelen ser más dolorosos a partir del segundo o tercer parto, y se manifiestan sobre todo al amamantar al bebé.

Las pérdidas vaginales se denominan loquios. Al principio serán rojos y al cabo de los días cambiarán a color marronáceo y posteriormente amarillento. Debe controlarse la cantidad de los loquios así como su olor para detectar posibles infecciones lo antes posible. No deben utilizarse tampones higiénicos sino compresas que deben cambiarse frecuentemente.

La primera micción puede ser dificultosa en algunos casos por el edema de la zona vaginal y vulvar precisando incluso de un sondaje puntual. En algunas mujeres se presenta una incontinencia urinaria los primeros días posparto que precisará rehabilitación de la musculatura con ejercicios de Kegel. El ritmo intestinal también está modificado los primeros días con un cierto grado de estreñimiento.

Se debe también controlar la herida y su buena cicatrización, tanto en cesáreas como en partos vaginales y debe administrarse la analgesia necesaria para la mitigación del dolor. Es muy importante la correcta higiene de la episiotomía, lavándola con agua y jabón cada vez después de ir al baño, manteniéndose seca la zona. Para ello es recomendable utilizar un secador de pelo.

Las extremidades inferiores deben tener un especial cuidado. Es frecuente que aparezcan edemas posparto que irán disminuyendo con los días. Para favorecer el retorno venoso se recomienda elevar los pies de la cama. Debe estarse alerta de cualquier signo de tromboflebitis, como calor, enrojecimiento de la piel y dolor ya que sería una complicación no infrecuente del posparto. Las medias de compresión se recomiendan en pacientes con insuficiencia venosa para favorecer la circulación y evitar complicaciones.

Los músculos de la pelvis y del abdomen vuelven a su tono normal poco a poco, por lo que al final del puerperio pueden empezarse ejercicios de tonificación.

Si se opta por la lactancia materna las mamas producen calostro los primeros 2-4 días hasta la subida de leche. Se debe poner el bebé frecuentemente al pecho para estimularla al máximo. La subida de leche se acompaña de un aumento del volumen de las mamas importante, a veces muy congestionadas, y de un aumento de la temperatura corporal.

En muchas mujeres se presenta una melancolía posparto producida por los cambios hormonales. A los 3-5 días después del alumbramiento se produce un sentimiento de tristeza, estado anímico variable, llanto sin motivo aparente, ansiedad e impaciencia. Si este sentimiento se acentúa o perdura más allá del décimo día debe acudirse a un especialista para descartar un cuadro de depresión posparto.

Es frecuente una disminución del volumen del cabello con una caída de cabello importante entre 3-5 meses posparto, que posteriormente se recupera.

Es importante no reiniciar las relaciones sexuales hasta haber pasado el control médico de la cuarentena, sobre los 40 días posparto. La mayoría de mujeres no presentan la regla durante la lactancia materna, y su fertilidad disminuye por la falta de la ovulación, pero no están exentas de quedar embarazadas por lo que deben tomar precauciones. Si se ha optado por la lactancia artificial la regla suele aparecer entre 6 y 8 semanas después de dar a luz.

Subir

Dra. Inés Bombí
Especialista en Ginecología y Obstetricia
Médico consultor de Advance Medical