Bebé ( 0 - 1 año)

Enfermedades del prematuro

imprimir

Neumonía congénita

¿Qué es?

La neumonía congénita es la infección de los pulmones del recién nacido. Puede afectar hasta al 10% de los recién nacidos pretérmino o con bajo peso. Es una de las infecciones más frecuentes en el bebé prematuro.

Causas

Existen dos tipos de neumonías congénitas en el recién nacido:

La neumonía de inicio precoz:

Se desarrolla durante los tres primeros días de vida y la vía de contagio es la madre: aspiración intrauterina o durante el parto de líquido amniótico o secreciones vaginales infectadas y transmisión de microorganismos por la placenta (transplacentario). La causa más frecuente son las bacterias (estreptococo grupo B, listeria y tuberculosis); pueden causarla también algunos virus (virus Herpes) y hongos (Candida).

La neumonía de inicio tardío:

Ocurre durante la hospitalización del recién nacido o después del alta y es debida a microorganismos intrahospitalarios. Tienen mayor riesgo de padecer este tipo de infección los recién nacidos que llevan catéteres endovenosos y tubos endotraqueales. La mayoría son neumonías bacterianas aunque también pueden ser virales o fúngicas. En el caso de las neumonías virales de inicio tardío el origen de la infección es algún familiar enfermo. El virus más frecuente es el VRS (Virus Respiratorio Sincitial)

Síntomas

La neumonía congénita precoz se presenta como dificultad para respirar, apnea y palidez. En algunos casos la infección puede progresar de manera muy agresiva y desarrollar una infección diseminada por todo el organismo (septicemia) en las primeras horas de vida.

La neumonía congénita tardía presenta síntomas más sutiles, la afectación del bebé no es tan brusca: rechazo del alimento, apneas, vómitos, respiración acelerada…

Subir

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical