Pruebas Diagnósticas

Pruebas otorrinolaringólogas

imprimir

Olfatometría

Nombres alternativos

Estudio del olfato

Definición

Conjunto de pruebas diagnósticas utilizadas en el campo de la Otorrinolaringología para estudiar el sentido del olfato (reconocimiento de los diferentes tipo de olores y sus intensidades) y detectar posibles alteraciones.

El sentido del olfato se encuentra localizado en el interior de ambas fosas nasales y es percibido como una sensación olfativa (percepción de olores) y una sensación termotáctil (diferencias de presión y cambios de temperatura) a través de las diferentes terminaciones nerviosas que confluyen en la mucosa nasal olfativa.

El estudio del olfato puede ir dirigido a detectar alteraciones subjetivas en la percepción olfativa (mediante el empleo de olfatómetros, o de tiras de papel, pasta o barras impregnadas en sustancias que desprenden olor) o pueden detectar alteraciones objetivas de la percepción olfativa (mediante el empleo del electroolfatograma o del potencial evocado olfativo)

Cómo se realiza el estudio

El estudio del olfato es realizado en las Unidades de Otorrinolaringología.

Debe realizarse una limpieza nasal antes del inicio del estudio.

En los estudios subjetivos el paciente permanece sentado, aislado de ruidos y en unas condiciones óptimas de temperatura y humedad. Al paciente se la da a oler muestras de sustancias que desprenden diferentes tipos de olor a diferentes concentraciones y que se sitúan aproximadamente un centímetro de su fosa nasal; se le pide que inspire con normalidad y que reconozca determinadas características del olor como son: si identifica o no el olor, su intensidad, si lo percibe como agradable, irritante, etcétera.

En los estudios objetivos se utilizan diferentes aparatos técnicos que conectados a unos electrodos colocados sobre la mucosa nasal emiten estímulos eléctricos que provocaran diferentes percepciones olfativas en forma de impulsos neuroeléctricos que serán detectados y recogidos por los propios electrodos para su interpretación posterior. El paciente permanece tumbado durante el estudio.

El estudio del olfato puede durar entre 15-30 minutos.

Preparación para el estudio

El estudio del olfato no requiere de preparación salvo una correcta higiene nasal previa.

Qué se siente durante y después del estudio

El estudio del olfato es indoloro para el paciente.

El paciente puede percibir momentáneamente como desagradables algunos de los olores empleados durante el mismo

En los estudios objetivos mediante electroolfatograma y/o potenciales evocados puede aparecer una pequeña irritación pasajera sobre la superficie mucosa en la cual se aplican los electrodos.

Riesgos y contraindicaciones del estudio

El estudio del olfato no tiene contraindicaciones salvo la presencia de lesiones en la mucosa nasal.

Para qué se realiza el estudio

El estudio del olfato permite detectar alteraciones en la percepción de los olores de tipo cuantitativo (aumento, disminución o ausencia de olfato para una o varios olores) y de tipo cualitativo (identificar el olor u olores que el paciente no reconoce). Permite identificar si la alteración del olfato está localizada en la mucosa olfativa y/o en las terminaciones nerviosas responsables del sentido del olfato o por el contrario tiene otro origen (orofaríngeo, sistema nervioso central, etcétera) que deban ser estudiados con posterioridad mediante el empleo de pruebas diagnósticas más específicas.

El estudio del olfato es una prueba de screaning que deberá ser ampliado con estudios complementarios posteriores (en el caso de detectarse alteraciones en el mismo) hasta identificar la causa que provoca dichas alteraciones.

Subir

Dra. Cristina Muñoz Gil
Especialista en Medicina de Familia y Comunitaria
Medico consultor de Advance Medical