El niño

Enfermedades del niño

imprimir

La Sepsis

¿Qué es?

La sepsis es una infección que se propaga por todo el organismo, no está localizada en una zona concreta.

Es una situación muy grave que pone en riesgo la vida del niño. En los casos de sepsis el torrente sanguíneo está inundado de bacterias.
 

Causas

La sepsis suele estar causada por bacterias: neumococo, estreptococos, estafilococos… La infección puede originarse en cualquier parte del cuerpo y, desde ahí, propagarse a todo el organismo: meningitis, artritis séptica, neumonía…

Síntomas

En la sepsis el niño presenta muy mal estado general: fiebre alta o hipotermia, escalofríos, confusión, temblor, taquicardia, petequias o equimosis en la piel, disminución de la cantidad de orina e hiperventilación.

La afectación es global. La caída de la tensión arterial ocasiona el shock. Esto es el inicio del daño en los diferentes órganos del cuerpo: riñones, hígado, pulmones y sistema nervioso central.

Normalmente la confusión o el delirio y la hiperventilación pueden ser los primeros signos de sepsis.

Tratamiento

Si se sospecha una sepsis se debe ingresar al niño en una unidad de cuidados intensivos (UCI) e iniciarse, sin demora, terapia con antibióticos intravenosos de “amplio espectro”, es decir, capaces de  destruir un abanico amplio de bacterias).

Cuando se analiza el germen que ha producido la sepsis se pone el tratamiento más preciso.

Si el niño está muy grave puede necesitar ayuda para respirar, oxígeno, líquidos intravenosos y medicamentos que aumenten la presión arterial.
La tasa de mortalidad puede ser de hasta el 60% en los niños inmunodeprimidos.

La prevención no siempre es posible pero, se puede reducir el riesgo de sepsis, siguiendo el calendario de vacunación recomendado.

 



Subir

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical