Medicina y Salud

Abortos de repetición: Un proyecto europeo estudia los abortos espontáneos de repetición.

imprimir

Un proyecto europeo, coordinado por el Vall d'Hebron Institut d'Investigació (VHIR) de Barcelona, estudia los abortos espontáneos de repetición que sufren entre el 3% y el 5% de las parejas en edad fértil.

27/ Agosto /2010

El estudio creará una base de datos fiable, única y estandarizada, que permitirá establecer protocolos de actuación ante la sospecha de síndrome antifosfolipídico.

El centro coordina el registro único Euroaps que recogerá los datos y manifestaciones clínicas de la principal causa identificada de este problema, que se conoce como síndrome antifosfolipídico (SAF), asociado a malos antecedentes obstétricos como abortos espontáneos, muertes fetales y complicaciones durante el embarazo, entre otros.

De esta manera, se creará una base de datos fiable, única y estandarizada, basada en la información aportada por 200 hospitales europeos, 80 de los cuales, españoles, de donde se extraerán conclusiones para hacer estudios más sólidos y se establecerán protocolos de actuación ante la sospecha de este síndrome.

Manifestaciones heterogéneas

La dificultad del estudio de este síndrome es que sus manifestaciones clínicas son muy variadas y heterogéneas, y no se comporta del mismo modo en mujeres embarazadas y no embarazadas. Por esta razón, hasta ahora ha existido una dispersión de datos que ha dificultado su estudio.

El coordinador del estudio, Jaume Alijotas, responsable de la línea de investigación en immunopatías del embarazo del VHIR, cuenta con el apoyo del Servicio de Ginecología y Obstetricia y el Servicio de Medicina Interna I-Enfermedades Sistémicas Autoinmunes del Hospital Vall d'Hebron y de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB).

"La mayor complicación es la pérdida del hijo que se espera, especialmente si la pérdida es recurrente, ya que esto supone un fuerte golpe para los padres", señala el coordinador. Y añade: "Saber por qué ha sucedido, en muchas ocasiones, ayuda a asumir la pérdida pero, sobre todo, ayuda a poder poner en marcha las medidas adecuadas para intentar que no suceda lo mismo en el siguiente embarazo de la pareja".
 

 

Autor / fuente: Jano, Agosto 2010


volver