Skip to Content

5 consejos para mantener las alfombrillas del coche

persona pasando la aspiradora en la alfombrilla de un coche
Mantener limpio el interior del coche tiene una alta importancia, ya que es el lugar donde se suele pasar una gran parte del tiempo. Conducir o viajar como ocupante en un espacio libre de objetos sueltos y suciedad contribuye a mantener la atención en la vía y a desplazarse con una mayor comodidad en uno y otro caso. Por ello, no sólo es importante prestar atención al exterior, sino que el cuidado del habitáculo también tiene un alcance de gran nivel. 
 
Entre los distintos elementos que se encuentran en el interior, uno de los que más se ensucian son las alfombrillas del coche debido a que tienen que soportar las pisadas constantes y la arena, tierra o barro que pueda entrar del exterior. A continuación te ofrecemos algunos consejos para que se mantengan impecables y sin malos olores. 
 

¿Cómo cuidar las alfombrillas del coche? 

  • Para limpiar las alfombrillas del coche a fondo, el primer paso consiste en sacarlas para lavarlas. Aprovechando que el espacio donde estaban colocadas ha quedado vacío, es el momento para pasar el aspirador o un paño húmedo por el suelo para retirar cualquier resto de suciedad. Si hubiera algún objeto tirado, también se debe recoger y guardar en algún compartimento seguro para que todo el espacio quede lo más despejado posible.  
  • Una vez en el exterior, el modo de lavar las alfombrillas dependerá del material en el que estén fabricadas. Antes de decantarse por una solución concreta, es recomendable sacudirlas para que se desprenda el polvo y otros restos que puedan albergar. En el caso de que sean de plástico, el proceso de limpieza es muy sencillo, ya que simplemente pasando un trapo mojado o con una manguera se consigue un excelente resultado. Cuando el material es similar al de las moquetas de las viviendas, lo más aconsejable es utilizar una aspiradora. 
  • Si las alfombrillas del coche se han mojado al limpiarlas, es preciso esperar que se sequen fuera antes de volverlas a colocar en su sitio. 
  • Además, es conveniente poner a punto el resto de partes del habitáculo, como los asientos, las ventanillas, el salpicadero, etc., antes de poner las alfombrillas limpias. De esta forma evitaremos que se vuelvan a manchar con la suciedad de los otros elementos y los productos que se empleen para ello. 
  • Otra forma más rápida y sencilla para dejar las alfombrillas del coche como nuevas consiste en acudir a un sitio especializado en limpieza de vehículos para utilizar las máquinas diseñadas especialmente para esta tarea. De forma automática es posible cepillar, enjabonar, limpiar, aclarar y secar. 
 
Una vez que todo el habitáculo ha quedado reluciente, conviene tomar las medidas necesarias para que aguante en ese estado el mayor tiempo posible. Así, es fundamental no comer o beber en el coche, ya que si se hace, es bastante probable que aparezcan manchas difíciles de eliminar. Lo mismo sucede a la hora de sentarse en los asientos: es necesario acostumbrarse a sacudirse los zapatos, sobre todo si se ha pisado barro o se viene de la playa. 
 
Aunque a simple vista no se aprecie, los olores también quedan impregnados en las alfombrillas y en el resto de elementos del coche, por lo que para mantener todo el conjunto en buen estado es preferible no fumar durante los trayectos. Además, esta práctica también contribuye a evitar los despistes al volante y a conducir con una mayor seguridad
Back to top