Skip to Content

¿A qué denominamos periodos de carencia?

El seguro médico te protege a ti y a tu familia frente a cualquier percance relacionado con la salud, sin embargo, es importante saber que no en todos los casos este tipo de póliza te cubre desde el primer día. Y es que es importante que conozcas ¿a qué denominamos periodos de carencia?

Cuando un seguro médico incluye periodos de carencia implica que debes esperar un tiempo determinado desde que comienzas a disfrutar de las ventajas de la póliza para poder acceder a ciertas garantías. Las compañías establecen este periodo para protegerse de aquellos clientes que sólo se dan de alta para solventar alguna dolencia o alguna necesidad médica y que, una vez resuelta, se dan de baja. Sin embargo, a qué denominamos periodos de carencia depende de las condiciones que establezca cada compañía ya que pueden variar para cada garantía. Igualmente, otra de las razones por la que las aseguradoras incluyen periodos de carencia en sus seguros médicos es evitar que los clientes quieran ser atendidos por una enfermedad que ya existía en el momento en el que se dieron de alta.  

En el lado contrario, existen casos en el que las compañías obvian estos periodos. El primero está establecido por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) según la ley 50/80, en el artículo 103, que indica que en casos de urgencia la compañía debe eliminar los periodos de carencia y atender al asegurado. Y, en un caso más que frecuente en la actualidad, en un tiempo en el que la gran variedad de productos origina una mayor competencia entre compañías, es que el nuevo cliente pueda mantener el periodo ya cumplido en la aseguradora anterior si decide cambiar de entidad, es decir, que se elimine esta restricción y puedas acceder a todas o la mayoría de la garantías desde el primer momento. 

Los periodos de carencia suelen afectar a coberturas relacionadas con el embarazo, intervenciones quirúrgicas, planificación familiar, prótesis quirúrgicas, trasplantes,  reproducción asistida, segunda opinión médica o ciertas intervenciones, entre otras.

Así que, una vez que sabes a qué denominamos periodos de carencia debes estudiar, además de las garantías incluidas, la prima final o las ventajas de cada tipo de producto ofertado, si existen o no estas restricciones para estar tranquilos y saber si el seguro de salud va a ser efectivo en el momento en el que lo necesitemos.

Back to top