Skip to Content

Qué puedo hacer si mi vecino no quiere arreglar una gotera

ilustración de un muñeco con goteras en el techo
La vivienda es uno de los bienes más importantes que se pueden llegar a poseer y por ello, existe una continua preocupación por mantenerlo siempre en buen estado. Así, cuando surge el problema de que un vecino no quiere arreglar una gotera y las humedades que genera pueden originar desperfectos en la estructura, la situación se considera alarmante. 
 
Aunque es conveniente reparar el problema lo antes posible, ante la negativa del otro propietario se deben seguir algunos pasos para que todo vuelva a la normalidad de la forma más pacífica posible. Lo primero que se debe hacer es averiguar si realmente la gotera procede del vecino de arriba o del edificio. En muchas ocasiones se tiende a pensar que la responsabilidad es de una vivienda anexa y posteriormente se descubre que procedía de algún elemento común del edificio. En este último caso, la comunidad de propietarios es quien debe responsabilizarse de la reparación. 
 
Una vez que se ha descubierto que la filtración procede de otra casa, se debe tratar el tema con el vecino para que su seguro de hogar arregle la gotera. El propietario  tiene que asumir tanto la reparación del elemento donde se localice el origen como los daños que se hayan ocasionado en la casa de la persona afectada. 
 

¿Se puede denunciar al vecino por goteras?  

Si el propietario del otro inmueble reconoce que el problema se localiza en su vivienda y se hace responsable del arreglo, la situación se solventa sin más consecuencias que las molestias que puedan causar las obras. Sin embargo, si el vecino no quiere arreglar la gotera, aun cuando la filtración procede de su casa, es preciso enviarle un escrito, como último aviso antes de llegar a la vía judicial. En el mismo se debe explicar el problema y cuál es la solución adecuada, adjuntando imágenes que prueben las circunstancias. Además, también se tiene que remitir este documento a la comunidad de propietarios para que quede constancia tanto en un caso como en otro.  
 
En el supuesto de que esta vía no funcione, se puede pasar a denunciar al vecino por goteras. Al presentar una demanda judicial se inicia un proceso bastante complejo donde será necesario demostrar de forma clara de quién es la responsabilidad del problema. Por ello, lo más recomendable es contratar los servicios de un perito para que elabore un informe sobre los daños ocasionados, el origen de las filtraciones, el modo de reparación y el coste. Este documento puede constituir una prueba irrefutable para ganar el caso. 
 
En muchas ocasiones, no es necesario llegar hasta el momento del juicio, sino que a través de un acto de conciliación entre las dos partes se puede llegar a un acuerdo. Sin embargo, si con la mediación no se consigue solventar la situación, la opción irremediable es defender la postura en una vista. Aunque depende del tipo de proceso y la cuantía del mismo, lo más habitual es que sea necesario asistir con abogado y procurador. 
 
Al iniciar un proceso judicial porque el vecino no quiere arreglar una gotera es conveniente tener la máxima certeza de que la responsabilidad recae en su parte. En caso contrario, es preciso asumir unos costes que en ocasiones son demasiado altos, no solo relativos a la asistencia de letrado, sino todas las costas judiciales del procedimiento. 
Back to top