Skip to Content

Elementos de seguridad activa y pasiva en motocicletas

motorista tomando una curva en una carretera
En el sector del automóvil, los asistentes a la conducción y la seguridad siempre han constituido una prioridad en los nuevos modelos. Sin embargo, parece ser que los elementos de seguridad activa y pasiva en las motocicletas no han corrido la misma suerte y por desgracia, han ido un paso por detrás de los vehículos de 4 ruedas. 
 
En la actualidad, las motos han incorporado diversas mejoras y tecnologías para facilitar la circulación tanto por carretera como en ciudad. Las más importantes atañen a la estabilidad, la frenada, la iluminación o la amortiguación. Además, desde fuera del propio vehículo también es posible encontrar novedosos sistemas y aplicaciones que contribuyen a incrementar la seguridad de los motoristas como uno de los colectivos más desprotegidos durante los desplazamientos. 
 
Por elementos de seguridad activa en una motocicleta se entiende que son todos aquellos que actúan de forma proactiva para evitar que ocurra un accidente. En el caso de la seguridad pasiva, se trata de los componentes encargados de minimizar las consecuencias de un siniestro cuando éste es inevitable.
 

Elementos de seguridad activa en motocicletas

  • Sistema de iluminación: aunque en muchas ocasiones no se repare en las luces, constituyen uno de los elementos de seguridad activa más importantes. Muchos modelos actuales incorporan iluminación led o, en otro caso, faros de xenón. Junto a ello, los avances permiten que las luces sean de inclinación variable que modifican el campo de visión en función de la dirección y los giros. 
  • Sistema de Frenado Antibloqueo (ABS): como su propio nombre indica, esta tecnología se encarga de evitar el bloqueo de las ruedas cuando es preciso frenar de forma brusca. 
  • Control de estabilidad: gracias a este sistema, el motorista está prevenido de posibles vuelcos. A través de este control, la motocicleta puede mantener la estabilidad según el ángulo de inclinación en las curvas, ya que se adapta a cada situación para asegurar un buen apoyo. 
  • Control dinámico de tracción: aunque este elemento de seguridad activa se suele encontrar sobre todo en las motocicletas de mayor potencia, constituye un gran avance porque evita que el vehículo derrape cuando las condiciones del asfalto son desfavorables. Así, es posible circular con una mayor seguridad si la superficie tiene hielo, barro o nieve. 
  • Sistema combinado de frenos: gracias a esta tecnología, se reparte la frenada tanto a la rueda delantera como trasera, sin tener en cuenta el freno que se active, para evitar el bloqueo.  
  • Amortiguadores: este elemento tan básico es el encargado de garantizar una óptima estabilidad durante los desplazamientos. 
  • Control de presión de neumáticos: dado que los neumáticos son el único punto de apoyo con el asfalto y de su estado depende en gran medida la seguridad de los motoristas, este tipo de control avisa cuando las ruedas no tienen la presión adecuada. 
 

Elementos de seguridad pasiva en motocicletas 

Aunque pueda parecer que gran parte de la protección sobre dos ruedas corresponde a los elementos de seguridad activa, los de seguridad pasiva juegan un papel igual de fundamental. Uno de los imprescindibles es el casco, cuyo uso es obligatorio y que se encarga de blindar una parte tan importante del cuerpo como es la cabeza. Las mejoras en este accesorio han permitido que el casco con airbag ya casi sea una realidad para reducir el número de víctimas en accidentes de tráfico. 
 
Por otro lado, otros elementos de seguridad pasiva que se pueden incorporar al moverse en moto son la chaqueta o el mono, guantes, protecciones, botas, pantalones, etc. No hay que olvidar que estas piezas son las que entran en contacto directo con la propia persona, por lo que conviene elegir las que estén homologadas o sean de buena calidad
Back to top