Skip to Content

7 tips antes de conducir una moto por primera vez

dos motos circulando por una calle
Uno de los principales beneficios de conducir una moto es la mejora de la movilidad en zonas urbanas pero, ¿qué sucede cuando es la primera vez y aún no se tiene la pericia suficiente para manejar este vehículo? No hay duda de que conducir una motocicleta es más sencillo que un coche pero a pesar de ello es importante tener en cuenta algunas recomendaciones y conducir con máxima cautela hasta haber adquirido cierta experiencia. 
 
Antes de arrancar se debe considerar que desplazarse en una moto implica una serie de riesgos que no se producen en otros casos, debido a la velocidad que se puede llegar a alcanzar y la desprotección del conductor. Por ello, desde el principio se debe aprender a conducir de forma segura y adoptando aquellos hábitos que permitan moverse sin sufrir ningún sobresalto. 
 

Consejos para empezar a conducir una moto 

  • El primer paso consiste en equiparse adecuadamente. Existen algunos elementos que son indispensables, como el casco cuyo uso es obligatorio, se debe llevar siempre abrochado y es conveniente elegir uno que esté homologado y que ofrezca una buena protección. Además, todos los motoristas deberían llevar guantes adaptados a cada época del año para proteger las manos en caso de producirse una caída. El resto de partes del cuerpo no son menos importantes, por lo que vestirse con una chaqueta, unos pantalones y unas botas especiales nunca está de más para aportar un cuidado extra. 
  • La primera vez que se conduce una moto es preferible hacerlo en un circuito cerrado y con la compañía de alguna persona experta en la materia que vaya indicando los movimientos a seguir. 
  • Igual de importante es familiarizarse con todos los mandos y saber para qué sirve cada uno, sobre todo los frenos y el cambio de marchas. Del mismo modo también es necesario ajustar los espejos para asegurar una correcta visión durante todo el trayecto. 
  • Al conducir una moto por primera vez es fundamental no agobiarse, ya que la habilidad se va consiguiendo poco a poco. En este sentido, se debe mantener la calma y para ello es conveniente adoptar una postura cómoda y segura que permita alcanzar todos los mandos sin ningún problema. En la motocicleta hay que sentarse de la forma más natural posible, manteniendo siempre el equilibrio y con los pies apoyados correctamente. 
  • En los primeros desplazamientos hay que procurar realizar los movimientos de forma suave e intentar anticiparse a cada maniobra. Así, tanto a la hora de acelerar como frenar es crucial hacerlo de manera progresiva hasta que se consiga tomar el control total de la moto. Como excepción, conviene evitar los desplazamientos durante los días de lluvia, ya que el asfalto mojado puede jugar malas pasadas a los motoristas noveles. 
  • Respecto al tema legal, siempre se debe conducir una moto con licencia o con el carnet que corresponda. A partir de los 15 años, cualquier persona puede circular en un ciclomotor siempre que se obtenga el permiso. Para manejar una moto de hasta 125 cc es preciso disponer del carnet A1 o el de coches tipo B. Por su parte, las motocicletas con una potencia superior al caso anterior requieren el permiso A2.
  • Disponer de un seguro de moto adaptado al modelo de vehículo también es necesario para moverse sobre dos ruedas, ya se trate de un conductor novato o experimentado. De esta forma es posible elegir el tipo de póliza que más se ajuste a las necesidades particulares: ciclomotor, básico, terceros ampliado, etc. 
Back to top