Skip to Content

¿Qué puedo hacer si hago una compra online y nunca llega?

chico con un portátil y una tarjeta de crédito
Nos ahorramos recorrer diferentes tiendas para encontrar lo que queremos, no tenemos que esperar largas colas para pagar, podemos hacer una comparativa de diferentes marcas sin movernos de casa y es que hay una larga lista de ventajas de la compra online
 
Los consumidores no han tardado en darse cuenta de todos estos beneficios y, por ello, indica un informe del Consejo Económico y Social (CES), el e-commerce goza de una estupenda salud en la actualidad. Tanto es así que durante el año 2016, la facturación de este tipo de comercio creció un 23,3% respecto a 2015, lo que se traduce en un gasto medio anual de más de 1.400 euros por persona y un 70% de los internautas españoles comprando a través de Internet. 
 
Todo marcha sobre ruedas hasta que se da el caso en el que has realizado una compra online y esta nunca llega. ¿Qué hacer entonces ante esta situación? Te ofrecemos algunas claves para que sepas cómo actuar y conseguir recuperar tu dinero o tu producto o servicio: 
 
  • Recuerda que al realizar una compra electrónica, las garantías como consumidor son exactamente las mismas que si se realizara en un establecimiento físico.  
  • En primer término, intenta ponerte en contacto con el vendedor bien a través de e-mail, formulario de contacto, teléfono o cualquier otra opción que encuentres en su web o en la factura del pedido. 
  • Otra opción bastante efectiva es averiguar si tienen presencia en Facebook o Twitter. Si es así, no dudes en enviar un mensaje contando lo sucedido. 
  • Si estos recursos no funcionan, puedes recurrir a la empresa que esté detrás del certificado de confianza de la web donde has realizado la compra, en el caso de que cuente con este tipo de distintivo. 
  • El siguiente paso cuando las opciones anteriores no han dado resultado es acudir a la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) más cercana y poner una reclamación. Esta solución es viable cuando la empresa tiene sede en España; sin embargo, si pertenece a otro país de la Unión Europa, hay que reclamar a través del Centro Europeo del Consumidor, y si se trata de un país extranjero, en econsumer.gov.
 
Si después de estos pasos no hemos obtenido una solución que nos satisfaga, lo siguiente es poner una denuncia. Para ello es necesario presentar toda la información relacionada con el caso, como por ejemplo e-mails, justificante del pago, etc. En el supuesto de que tengas que recurrir a la vía judicial, puedes contar con una protección extra para hacer frente a los gastos que pueda ocasionar la reclamación de daños, como la que ofrecen los seguros de hogar con su servicio de asistencia jurídica. 
 

¿Qué hay que tener en cuenta en las compras online?

Es conveniente leer las condiciones legales antes de realizar la compra, pero dado que en la mayoría de los casos las obviamos, sí que es necesario hacerlo si tenemos algún problema con el pedido. En estos términos aparecerán los plazos concretos de entrega y la política de empresa en cuanto a falta de disponibilidad, devoluciones, etc. Si no se recoge el tiempo máximo de envío, según la legislación europea, el vendedor cuenta con hasta 30 días para realizarlo. 
 
También es importante guardar siempre la factura, así como los e-mails de confirmación de pedido y otros que podamos recibir, para en el caso de que nunca llegue la compra online, utilizarlo como comprobante. 
 
Esperamos que todas tus compras online tengan un final feliz. De lo contrario, no dudes en seguir los pasos que hemos explicado. 
Back to top