Skip to Content

Diferencias entre embajada y consulado

bolso con objetos de viaje
Para hacerse una idea aproximada de lo que es una embajada y un consulado, se puede empezar comentando que ambos órganos son una representación diplomática de un país determinado en otro. 
 
A priori, puede parecer que esta información poco o nada tiene que ver con las actividades del día a día, pero sin embargo cobra una especial relevancia cuando se inicia un viaje al extranjero
 
Por las funciones que cumplen cada uno, a la hora de planificar una escapada es fundamental tener localizados estos organismos para solventar aquellos imprevistos que necesitan asistencia por parte de la burocracia del lugar de origen. 
 

¿Qué es una embajada? 

Una de las principales diferencias entre embajada y consulado es la relevancia que tienen a nivel diplomático. Así, la embajada constituye el tipo de representación de mayor categoría que un estado puede tener en otro. Es decir, este órgano es la máxima autoridad oficial de un país en el extranjero y como tal, debe incluir un dirigente que, en este caso, hace referencia al embajador. Esta figura se encarga de velar por los intereses de su país en el territorio en el que se encuentre y actúa como intermediario entre los dos gobiernos. 
 
La embajada como oficina de representación permanente solo puede existir una, que normalmente se ubica en la capital del estado receptor. Aunque esto es lo habitual, también es posible encontrarse con embajadas concurrentes que están localizadas en un país, pero tienen competencia para actuar en varios. 
 
Entre sus funciones se encuentran la negociación para potenciar las relaciones políticas, económicas y comerciales entre los dos países; informar al gobierno de cuanto acontezca en el lugar de destino; realizar visitas de estado, etc. 
 
También sirve de referencia del país de origen en el caso de los viajeros que se vean envueltos en graves problemas y necesiten ayuda. No obstante, se debe tener en cuenta que una embajada no puede garantizar la entrada al país ni tampoco prestar asistencia para realizar trámites personales. 
 

¿Y un consulado? 

Al igual que las embajadas, los consulados son otro tipo de representación de un país en un territorio extranjero. Sin embargo, estos últimos tienen una categoría inferior y puede haber varios en un mismo estado, localizándose sobre todo en las ciudades más importantes. Para una mejor gestión de los asuntos, se diferencia entre el consulado general que es el principal y por debajo, las agencias consulares o consulados honorarios que tienen capacidad para desempeñar las funciones que se fijen. Además, también es posible encontrar una sección consular en algunas embajadas donde se desarrollan las competencias propias. 
 
A nivel de usuario, cuando no se sepa si acudir a la embajada o al consulado, lo más probable es que para las gestiones más comunes sea necesario personarse en el segundo. Sus funciones están más relacionadas con la atención al ciudadano, ya resida en el país o se encuentre de vacaciones: tramitar y expedir pasaportes y otros documentos de viaje, gestionar registros civiles o de notario, prestar asistencia en determinadas situaciones de emergencia como un desastre natural o atención a los detenidos, emitir el voto a distancia, en caso de fallecimiento etc. Por lo tanto, podría decirse que el consulado es la representación de la administración pública en el país de destino. 
 
Para información de cualquier usuario, en la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores se puede consultar el listado de todas las embajadas y consulados de España en el extranjero, con la dirección y teléfono de cada uno. 
Back to top