Skip to Content

¿El conductor novel ocasional debe figurar en el seguro de coche?

chica joven conduciendo su coche
Los conductores noveles están obligados a llevar un distintivo –L blanca sobre fondo verde- en el coche que conducen, pero no tienen limitaciones en cuanto al tipo de conductor que pueden ser en el seguro del coche que conducen. Elegir entre ser conductor novel titular o conductor novel ocasional en una póliza de seguro, no depende de tu experiencia al volante.
 
Las pólizas de seguro de coche admiten la inscripción de un conductor titular y de un conductor ocasional, pero cualquier conductor con permiso de conducir vigente y legal puede ocupar cualquiera de las dos opciones.
 
La clave sobre quién puede ser o no conductor ocasional, no lo da la experiencia al volante o la edad del conductor, sino la frecuencia con la que se use el coche para el que se suscribe la póliza. 
 
1. El conductor ocasional.
 
La persona que se declara a la compañía aseguradora como conductor ocasional debe ser efectivamente, un usuario del coche que actúe como conductor del mismo en situaciones muy esporádicas o excepcionales. Puede ser una persona con mucha o con poca experiencia, eso no importa ni es determinante, lo crucial es el uso real que haga del coche, las veces que circule con él siendo conductor del mismo. 
 
Por ejemplo, en el caso de una familia, puede ser el padre el que solo use el coche para llevar a sus hijos al colegio cuando su mujer está impedida para hacerlo, lo que ocurre en muy pocas ocasiones. En este caso, el marido será el conductor ocasional que solo conducirá el coche cuando el conductor titular no pueda hacerlo y la mujer, la conductora habitual o titular, ya que es la persona que conduce el coche a diario.
 
Otro caso típico es el de padre e hijo que acaba de sacar el carné de conducir. Si es el padre el que conduce a diario el coche, él debe ser el titular de la póliza de seguro de coche y puede declarar como conductor ocasional a su hijo;  si ha pensado dejarle el vehículo de vez en cuando o un rato el fin de semana, por ejemplo, para que el joven vaya acumulando experiencia.
Los conductores ocasionales no acumulan tiempo real de experiencia para las compañías aseguradoras. Por lo general, las bonificaciones que se aplican por años de experiencia al volante deben justificarse como conductor titular de una póliza, no como ocasional.
 
El conductor ocasional disfruta de las coberturas, asistencias, servicios e indemnizaciones que están especificadas en la póliza para el conductor titular, siempre que no haya duda y quede demostrado que está haciendo un uso legal y conforme al contrato del coche. 
 
2. El conductor titular o habitual.
 
Todas las pólizas de seguro de coche están puestas a nombre de un conductor que se declara el usuario de ese vehículo. Conforme a sus características personales y también su historial como conductor, la compañía aseguradora calcula  la prima.
 
Los conductores que acaban de obtener el permiso de conducir pueden, en principio, ser titulares de la póliza de seguros de su coche, no existe ninguna limitación a este respecto y por lo tanto, pueden solicitar a cualquier entidad aseguradora que les dé un presupuesto para asegurar su coche y suscribir una póliza en la que consten como conductores habituales.
El conductor habitual es el principal beneficiario de las coberturas que se declaren en la póliza, siempre que cumpla las condiciones estipuladas y que los datos facilitados a la compañía sean verídicos. 
 
Que el conductor titular sea novel, no le limita en el caso de querer o necesitar suscribir una póliza de seguro como conductor habitual.
Los conductores que figuran inscritos en sus pólizas de seguro como titulares, sí acumulan años de experiencia real y demostrable para las compañías, y así van confirmando su historial de conductores. Lo que les permite disfrutar de bonificaciones y descuentos específicos que las aseguradoras suelen ofertar de acuerdo con los años de experiencia al volante y el grado de siniestralidad personal.
 
Si llevas L, pero vas a conducir un coche todos los días o muy a menudo, no hay duda, debes figurar como conductor titular en la póliza de seguro que tiene suscrita ese coche. Por el contrario, si solo vas a hacer un uso esporádico o muy poco frecuente del coche, por ejemplo, para ir adquiriendo seguridad y práctica, debes figurar en el contrato del seguro del coche que vayas a usar, como conductor ocasional.  Cuando la frecuencia del uso del coche cambie, es necesario notificar a la aseguradora el cambio en el tipo de conductor, siempre adecuado al uso.
Back to top