Skip to Content

¿Es obligatorio llevar nuestro coche a talleres concertados cuando tenemos un accidente?

Mecánico en un taller revisando los bajos de un coche
Cuando se produce un accidente, la compañía de seguros y el taller deben valorar los daños, el tiempo de la mano de obra o el precio de la reparación, y finalmente llegar a un acuerdo, en cuyo caso la aseguradora abonará la factura por el propietario. Pero si se da la circunstancia de que no se llegue a dicho acuerdo, el cliente tendrá que  hacerse cargo de los gastos y, después, reclamar a la aseguradora el rembolso de la factura.
 
Y no importa que el responsable del accidente haya sido la parte contraria. En todos los casos, será nuestra aseguradora la que se encargue de la reparación y puesta a punto del vehículo, debido a los convenios de colaboración que existen entre compañías y cuyo fin es agilizar todo el proceso. Después, será nuestro seguro el que reclame el coste de los gastos a la otra parte.
 
Para evitar que tanto el seguro como el taller no lleguen a un acuerdo y nos veamos en la obligación de adelantar el importe, existe la posibilidad de acudir a un taller concertado, que es el establecimiento de reparación de vehículos que nos recomendará nuestra aseguradora. 
 

No existe obligación

Las compañías de seguros disponen de determinados talleres con los que han llegado a unos acuerdos de colaboración por los cuales éstas les facilitan clientes, y ellos por su parte, ofrecen unos precios mucho más bajos por las reparaciones. Pero, aunque la mayoría de compañías no obligan a hacer uso de sus talleres, puede que en tu póliza figure lo contrario. Por eso, antes de contratar un seguro de coche debes asegurarte de que, en caso de accidente, podrás elegir el taller que más te guste, sea concertado o no.
 
Así pues, a no ser que nuestro contrato del seguro marque lo contrario, no estamos obligados a llevar el vehículo a un taller concertado tras un accidente, pero es una opción que agiliza tanto la valoración de los daños causados como la reparación del coche siniestrado. 
 

Ventajas de elegir el taller concertado

A pesar de esta libertad de elección, decantarnos por una u otra opción tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Por eso, antes de tomar una decisión, conviene estar bien informado.
 
Una de las principales ventajas radica en que tanto la tramitación de la tasación económica como los procedimientos burocráticos son más rápidos y sencillos en un taller concertado, pero no es la única. Las aseguradoras suelen marcar a sus talleres unos mínimos de calidad que se reflejarán en el producto final que recibirá el cliente, con unas reparaciones correctas según los límites establecidos. 
 
Además, se evitan las confrontaciones entre el perito y el taller de libre elección en asuntos como el tiempo requerido en la mano de obra o el coste total de los repuestos necesarios para la reparación del vehículo.
 
Otra de las grandes facilidades de elegir un taller concertado es que nuestro seguro nos ofrecerá una serie de servicios que de otra manera no lo haría, tales como la disposición de un vehículo de sustitución mientras se lleva a cabo la reparación del coche siniestrado o la recogida y entrega del vehículo en el propio domicilio.
Back to top