Skip to Content

Claves sobre cómo alquilar un piso de forma segura

chica en un piso con cajas de mudanza
Sabiendo cómo alquilar un piso de forma segura se pueden eludir ciertos riesgos, aunque no es posible prever por completo que la relación con el inquilino vaya a estar exenta de problemas. Así, uno de los mayores miedos de los propietarios es enfrentarse a una situación de impago de las rentas por parte de los arrendatarios, sin olvidar los posibles desperfectos que éstos puedan causar en la vivienda. 
 
Por ello, a la hora de alquilar un piso es recomendable tomarse el tiempo necesario para buscar al inquilino idóneo. Normalmente se tiende a pensar que toda la responsabilidad de que las cosas marchen bien recae sobre esta figura, pero el dueño también debe asumir una serie de obligaciones para conseguir una relación estable y duradera. En este sentido es importante que el arrendador cumpla con la normativa, mantenga la vivienda en buenas condiciones y trate con respeto al arrendatario. 
 

Consejos para conseguir alquilar un piso con la máxima seguridad 

  • Una de las partes más difíciles es encontrar un inquilino de confianza. Esto se traduce básicamente en que cumpla con el pago de las mensualidades, cuide la casa como si fuera suya y no genere molestias en el vecindario. Para ello, además de mantener una conversación cara a cara con la persona interesada, es fundamental comprobar su solvencia económica a través de un contrato de trabajo o las nóminas de los meses anteriores. Un paso más allá se basa en pedir referencias a antiguos caseros o gente conocida en el caso de que sea una recomendación. 
  • Actualmente, la seguridad en un arrendamiento se suele basar en la solicitud de garantías económicas, como por ejemplo pedir varios meses de fianza o un aval bancario. 
  • Redactar un buen contrato es clave para alquilar un piso de forma segura. En este documento se deben especificar todos los puntos que se consideren importantes, para lo cual es recomendable contar con la ayuda de un profesional experto en la materia. Algunos aspectos básicos que se deben especificar en el contrato son el inventario del mobiliario de la vivienda, la cuantía de la fianza y el plazo de duración, entre otros. 
  • Si el propietario de un piso en alquiler busca que el inquilino responda adecuadamente, éste debe percibir la misma actitud por su parte. Así, es necesario entregar la vivienda en perfectas condiciones de limpieza y habitabilidad, ya que estas cuestiones suelen ser el principal desencadenante de problemas. 
  • Cumplir con la normativa vigente también es un asunto crucial para alquilar un piso de forma segura. En este sentido son varias las obligaciones que debe cumplir el propietario, entre las que se contemplan el depósito de la fianza en el organismo oficial correspondiente y la declaración del arrendamiento en el IRPF como rendimientos del capital inmobiliario o de actividades económicas, según se trate. 
  • En el caso de estar satisfecho con un inquilino, es interesante cuidarlo. Esto se traduce en ajustar el precio del alquiler para que no busque otra opción más económica, atender las demandas que solicite en cuanto a pequeñas reparaciones o sustitución de algunos elementos, etc. 
  • En último lugar, para estar convencido totalmente de que el piso se alquila de forma segura, es aconsejable informarse si la comunidad autónoma en cuestión ofrece un servicio de gestión profesionalizada de los arrendamientos para la intermediación entre propietarios e inquilinos, como es el caso del Plan Alquila de la Comunidad de Madrid. 
Back to top