Skip to Content

Detectar una fuga de agua en casa

Detectar una fuga de agua en casa

Una pequeña fuga de agua puede encontrarse utilizando pequeñas técnicas que te ayudarán a evitar desagradables sorpresas en el contador de agua de tu vivienda.  Si has detectado ciertos abultamientos o humedades en la instalación hidráulica de tu vivienda, que el inodoro desprende agua constantemente, que hay paredes húmedas o que creció injustificadamente el recibo por consumo de agua de tu vivienda, lo más probable es que haya una fuga de agua. Te presentamos una serie de tips para que sepas cómo detectar una fuga de agua en casa

  • Fugas de agua en el baño: se trata de una de las fugas más comunes en el hogar. Revisa que cada una de las llaves del baño cierran correctamente. Revisa la llave general del paso de agua, del lavabo, la ducha y cualquier otra que puedas tener. Si alguna no cierra bien, tendrás que repararla o cambiarla. Una buena forma de detectar una fuga de agua en casa es colocar gasas secas sobre los grifos cerrados. Si las gasas se humedecen, puedes estar seguro de que es esa llave la que causa los problemas con el agua. 
  • Fugas de agua en la cocina: las fugas de agua muchas veces están en la tubería dentro de la pared de la cocina. Para detectar la pérdida de agua tienes que acercarte a la pared y escuchar si el agua corre en ella. Si tu consumo de agua se eleva de manera injustificada, cierra todas las llaves de la casa; si el medidor sigue marcando, contacta inmediatamente con un especialista, ya que en tu casa puede haber una fuga invisible.
  • Si notas zonas descoloridas en alguna zona de tu vivienda en la que no se ha derramado nada, obsérvalas durante unos días. Si no desaparecen o van a más, podría tratarse una fuga de agua oculta. 

Estos son algunos de los tips que te ayudarán a detectar una fuga de agua en casa. Cuando se trata de pequeñas fugas en ocasiones podrás detectarlas tú mismo. No obstante, por tu seguridad y la de los tuyos pon siempre tu hogar en manos de un profesional. Recuerda que un inodoro en mal estado puede perder hasta cinco mil litros de agua potable al mes. 

Para evitar todos estos perjuicios en tu vivienda la opción más recomendable es que cuentes con un seguro de hogar familiar que te proteja ante cualquier daño por agua que se produzca en tu vivienda: derrames accidentales, fugas, roturas de fregaderos o reparación de aparatos sanitarios, entre otros.

Back to top