Skip to Content

Trucos para evitar atascos en las tuberías

mano con guante con un desatascado manual en un lavabo
Cada cierto tiempo, es bastante habitual que las tuberías se atasquen, aunque este periodo puede variar según la antigüedad de la estructura de la casa, así como de los cuidados que tengamos a la hora de utilizar los desagües. 
 
En función de la gravedad del atascamiento, podremos poner en marcha diferentes soluciones, como la utilización de un desatascador manual o añadir productos químicos que erradiquen la obstrucción con el consiguiente daño que ello produce en la superficie de las tuberías. Una de las mejores opciones es contar con un Seguro de Hogar MAPFRE que incluya una cobertura específica para desatascar, limpiar, reparar o sustituir las canalizaciones de los desagües que se hayan obstruido.  
 

¿Cómo evitar atascos en las tuberías? 

  • Si tenemos niños en casa, hay que prestar una especial atención a que ningún juguete u otro objeto termine arrojándose por el desagüe. 
  • Los restos de comida y aceite son los principales componentes que causan los atascos en los fregaderos, por lo que en el primer caso es recomendable tirar a la basura cualquier resto de alimento que quede en los platos antes de fregarlos y en el segundo, es conveniente reciclar el aceite de cocina usando en un punto limpio.  
  • Después de cada ducha, es muy importante recoger los posibles pelos del desagüe que se hayan caído, sobre todo si tenemos el cabello largo. 
  • Olvídate de arrojar pinturas o disolventes por las cañerías. Esta práctica, además de suponer una contaminación para el medio ambiente, también es la causa de futuros atascos. Mejor si llevas este tipo de productos a un punto de recogida. 
  • Utiliza rejillas para tapar el fregadero y el lavabo con el fin de evitar que se cuelen restos de gran tamaño que puedan obstruir las tuberías.
  • Procura no arrojar demasiado papel higiénico al retrete, es preferible tirarlo en una papelera o a la basura directamente. Mucho cuidado también con las toallitas húmedas para WC que anuncian que se pueden desechar por el inodoro sin problemas. Aunque a priori estén diseñadas para arrojarse por el váter al igual que el papel higiénico, no conviene abusar de ellas para evitar que formen tapones en las cañerías. 
  • Si tendemos a pensar que el retrete lo elimina todo, es importante recordar que por este sitio no se pueden tirar pañales, tampones, compresas, gasas, bastoncillos de los oídos, etc. El daño que estos objetos pueden causar en las tuberías es considerable, pudiendo provocar una obstrucción. 
  • Los detergentes en polvo también son el motivo de muchos atascos, por lo que es recomendable utilizar en mayor medida jabones líquidos en la lavadora. 
  • Para evitar los atascos en las tuberías del fregadero, conviene echar una olla de agua hirviendo una vez a la semana para eliminar cualquier tipo de grasa o suciedad que se haya adherido a los conductos. Otro truco consiste en preparar una mezcla de bicarbonato sódico, vinagre y agua caliente para verterla por el desagüe cada dos semanas aproximadamente. 
  • Según la zona donde vivamos, el agua puede tener un mayor o menor nivel de cal. Para prevenir que este elemento produzca un atasco, es importante usar productos antical para el baño, el lavavajillas o la lavadora. 
  • Recurre a un profesional para que compruebe si las tuberías de tu vivienda tienen la pendiente y el diámetro mínimos para que los residuos puedan descender fácilmente. 
Back to top