Skip to Content

Seguro especial para conducir un quad

como conducir quad

¿Quién no ha sentido ganas en algún momento de conducir un quad? Por sorprendente que parezca, manejar este vehículo tiene más similitudes con la conducción de un coche que de una moto. Y es que los quads –también denominados ATV o cuatrimotos- se han convertido en uno de los objetos más preciados en el mundo del ocio y la diversión en plena naturaleza; sin embargo, ¿sabías que necesitas un seguro especial para conducir un quad?. 

Lo primero que debemos saber es que el quad está catalogado como Vehículo Especial y que para su uso no solo necesitaremos una alta dosis de precaución y destreza, sino también ropa protectora, un casco homologado e, igual de importante, tener en vigor un seguro especial para conducir un quad. Es innegable que ponerse al mando de un quad conlleva una serie de riesgos, ya que son vehículos menos manejables y más difíciles de conducir que una moto. Lejos de lo que la mayoría de conductores piensa, las cuatro ruedas no aportan más estabilidad, sino todo lo contrario, y son más frecuentes los vuelcos y caídas que en las motocicletas.

Por ello, los expertos recomiendan evitar, en la medida de lo posible, los movimientos bruscos de manillar –sobre todo, en las curvas- y las maniobras extremas o derrapes. De igual modo, al tratarse de vehículos pesados, conviene mantener una velocidad reducida, que será, como máximo, de 70 km/h, y dejar atrás ciertas “manías” o prácticas comunes de los moteros, como sacar los pies o ponerlos en el suelo.

Por eso, si somos amantes de este tipo de vehículos, deberemos ser igual de prudentes, tanto en su conducción como en la tramitación de nuestra póliza de seguro especial para conducir un quad. Cualquier conductor propietario de un vehículo a motor –tanto de cuadriciclos ligeros, cuadriciclos o vehículos especiales- debe suscribir un seguro de responsabilidad civil de carácter obligatorio. Al igual que ocurre con las coberturas de los seguros de los coches, en este caso también cubrirá los posibles daños que podamos causar a otras personas o sus bienes durante nuestro desplazamiento.

Contemplar este tipo de recomendaciones no solo nos hará más consecuentes, sino también más seguros cuando vayamos sentados en el sillín de nuestro quad. Está comprobado que la mayoría de los contratiempos que sufren los conductores de un quad están unidos al exceso de velocidad y a ciertas imprudencias en carretera. Entre ellas, levantarse del sillín o entrar fuerte en las curvas. En este caso, una buena opción es echar todo nuestro peso hacia el interior de la curva para minimizar el riesgo de volcar. Pero, sobre todo, para conducir un quad, deberemos ser extremadamente cuidadosos y tener en regla tanto nuestra equipación como nuestro seguro especial.

Back to top