Skip to Content

Asistencia veterinaria de urgencia

Técnico con bata blanca venda a un perro en la pata
Mi hijo tiene un corte. La sangre sale a borbotones, tanto como mis nervios al pensar: ¿lo llevo al centro de salud o al hospital? ¿Llamo a un número de emergencias? ¿Debería pedir una ambulancia? 
 
Esta situación u otras parecidas son tan cotidianas que todos, más o menos, sabemos qué hacer ante un problema así. Pero cuando les pasa a nuestras mascotas, que no pueden hacerse entender y nosotros tampoco sabemos acceder a todos sus síntomas, la cosa se complica.
 
Actualmente podemos ver en algunos centros veterinarios el cartel de Urgencias 24 horas, pero también existe una fórmula de asistencia veterinaria que no hay que olvidar: las ambulancias para mascotas. 
 
¿Para qué sirven las ambulancias para mascotas?
 
- Pueden trasladar animales ante una rotura de una pata, un atropello, después de un desvanecimiento por golpe de calor o en cualesquiera circunstancias que impliquen que una mascota deba ser trasladada y su dueño no pueda hacerse cargo de ello.
- En los casos en los que el propietario del animal sufra un incidente que requiera de su traslado y desea ser acompañado por su mascota. Es decir, aunque el enfermo sea el humano, necesitamos de una ambulancia adaptada a mascotas para que el animal pueda viajar con él. 
- Para buscar animales extraviados, realizar una recogida y un reconocimiento médico. 
 
¿En qué se diferencia una ambulancia para perros y gatos?
 
- En el equipamiento, ya que dispositivos como lectores de chips, bozales, desinfectantes y arneses deben estar presentes para acomodar al animal, sujetarlo al vehículo para su seguridad o identificar su procedencia. 
- En el personal, puesto que además del conductor, deberá viajar al menos un auxiliar sanitario veterinario, cuando no un veterinario para los casos más graves. 
- En el espacio, es decir, veremos al final de la ambulancia un espacio extra para los animales de gran tamaño. Debe caber una camilla específica para animales, donde reposen con las patas estiradas. 
 
Otras opciones de asistencia veterinaria interesantes:
 
- Las clínicas veterinarias móviles o a domicilio: Son vehículos climatizados y adaptados que se desplazan donde sus pacientes están, llevan consigo todo lo necesario para atender cualquier urgencia y, en su caso, trasladan al perro o al gato a un centro veterinario de emergencia. 
- Asistencia veterinaria online: Consigue sacar de dudas al dueño recomendándole que hacer ante imprevistos sanitarios que tengan que ver con su mascota. 
 
Cada vez más dueños de mascotas aseguran a sus animales de compañía. Algo comprensible, ya que en la mitad de nuestros hogares existe un animal de compañía y en algunas comunidades autónomas es obligatorio el seguro de responsabilidad civil en el caso de perros potencialmente peligrosos.  Pero, sobre todo, prevenir sustos, tanto de salud como para nuestro bolsillo, es la tarea por antonomasia del seguro. No olvidemos que el servicio de ambulancia para mascotas cuesta entre 50 y 60 euros de media. En un Seguro para Mascotas MAPFRE, la asistencia veterinaria está incluida y los gastos por desplazamiento y hospitalización, también.
 
Además, algunos seguros, como MAPFRE, ofrecen la opción de incluir al animal de compañía en el seguro de hogar.  
Back to top