Skip to Content

Licencia PPP y otras obligaciones para este tipo de mascotas

perro potencialmente peligroso
En España tiene vigencia la Ley 50/1999 de 23 de diciembre en la que se regula todos los aspectos básicos para tener un perro potencialmente peligroso. Pero además de esta normativa a nivel estatal, en muchas comunidades autónomas también se establecen otros preceptos complementarios. Así, la persona que tenga una mascota de este tipo debe cumplir las obligaciones generales y también las particulares de cada región. 
 
Uno de los puntos más importantes que fija la ley es la necesidad de obtener una licencia PPP, para lo cual hay que seguir una serie de pasos y cumplir algunos requisitos. Hay que aclarar que este permiso es personal e intransferible, lo que significa que si el animal va a ser cuidado por varias personas, todas ellas deberán tener su correspondiente licencia. También se dispone que el permiso se debe tener antes incluso de que el animal llegue a la vivienda, así como que tiene una vigencia de 5 años que se debe ir renovando cada periodo igual. 
 

Proceso para conseguir una licencia PPP 

La documentación que se necesita para acceder a un permiso que da el derecho a tener un perro potencialmente peligroso es: 
 
  • Completar el formulario correspondiente que se puede conseguir en el Ayuntamiento de la localidad donde residas. 
  • DNI, NIF, pasaporte o cualquier otro documento de identificación personal. 
  • Certificado de antecedentes penales donde quede constancia de que no se ha sido condenado anteriormente por algún tipo de delito. Se puede solicitar directamente en el Ministerio de Justicia o autorizar a la entidad que gestione la licencia para que pueda comprobar esta información de oficio. 
  • Certificado de capacidad física y aptitud psicológica que acredite que no se tiene ningún problema para tener como mascota a un perro potencialmente peligroso. Este documento se puede obtener en cualquier centro médico especializado. 
  • Seguro para mascotas donde se incluya la cobertura de responsabilidad civil por los daños materiales y personales ocasionados a terceros, además del último recibo abonado como justificante del contrato de la póliza. 
  • Una vez que se dispone de todos estos documentos, existen dos vías para realizar la solicitud de la licencia PPP: a través de Internet con el certificado electrónico o de forma presencial en alguna de las oficinas de registro.  
  • Cuando ya se dispone del permiso PPP es cuando el nuevo miembro de la familia puede llegar al hogar. En este momento es preciso también obtener el certificado veterinario del perro que se consigue cuando llevemos al animal para ponerle las vacunas obligatorias o el microchip. En el plazo de 15 días hay que registrar al perro en el organismo oficial, llevando este certificado del veterinario. 
 

Obligaciones que implica tener un perro potencialmente peligroso  

  • Todos los perros de este tipo deben llevar obligatoriamente un microchip identificativo. 
  • Cuando el perro se encuentre en un espacio público, es necesario que lleve un bozal y que esté sujeto con una correa no extensible de una longitud menor de dos metros. 
  • Se establece que una misma persona no puede pasear al mismo tiempo a más de un perro potencialmente peligroso. 
  • En el caso de que el animal se pierda, es imprescindible comunicarlo a las autoridades cuanto antes, siempre antes de que transcurran 48 horas. 
 
Recuerda que el incumplimiento de alguno de estos puntos puede desencadenar en perder la licencia PPP para no poder tener el perro. Además, es probable que esta medida se acompañe de una multa económica que puede llegar a superar los 3.000 euros. 
Back to top