Skip to Content

Consecuencias de no pasar la ITV

Hombre sujeta linterna LED para revisar bajos de coche
Actualmente en España deberán cumplir este trámite los coches a los 4 años de su matriculación, después cada 2 años hasta cumplir sus primeros 10 años. Pasado ese tiempo, esta revisión tiene que ser anual. 
 
Para muchos conductores, someterse a este examen supone un estrés que quieren ahorrarse a toda costa. 
 
¿Qué se mira en la ITV?
 
- Los papeles del coche, donde comprueban la matrícula, el número de bastidor, con la intención de identificar el modelo y asegurarse de que todo está en regla. 
- Interior y exterior, donde además van a comprobar si has realizado algún tipo de customización que no se haya homologado.
- Elementos de seguridad, como son los frenos, los cinturones de seguridad, la dirección, los neumáticos y la suspensión.
- Equipamiento básico funcional, es decir, el motor y la transmisión, en busca de fugas, ruidos raros y otros desperfectos. 
 
¿Qué obtenemos al final del proceso?
 
Un informe de veredicto por parte de los especialistas, donde especifica que el vehículo está bien o tiene faltas:
 
- Leves
- Graves
- Muy graves
 
Con fallos leves, pasaremos la inspección, pero con graves y muy graves no podremos circular, quedando obligados además a volver en un máximo de dos meses con esos errores subsanados para conseguir que el vehículo sea considerado apto. 
 
Consejos para pasar la ITV
 
  1. Solicita cita previa. La inspección dura en torno a los 30 minutos. Tenerlo todo predispuesto con antelación, evitando colas, eliminará nervios innecesarios. Si estamos en temporada de frío, lo mejor es rodar un poco con el coche por carretera para que el motor esté a la temperatura adecuada y los gases de escape emitidos estén dentro de la norma. 
  2. Lleva el coche limpio. Transmitir que cuidas de tu vehículo es muy importante de cara a los especialistas.
  3. No te olvides de la documentación. Esto incluye el Permiso de Circulación y la Tarjeta de Inspección Técnica del Vehículo y el recibo del seguro del coche en vigor (aunque ellos lo chequearán con la Dirección General de Tráfico
  4. Todo sujeto y en su sitio. Es decir, la matrícula en perfecto estado, sin dobleces ni esquinas cortantes y, por supuesto, con todos los caracteres legibles; los retrovisores, que no estén rotos ni se caigan; los paragolpes, sin bordes afilados y perfectamente sujetos. 
  5. El parabrisas y el limpiaparabrisas, importantísimos. Si el parabrisas tiene una grieta (o un golpe mínimo que pueda derivar en algo más), o al limpiaparabrisas le falta líquido, podrían penalizarte con una falta grave. 
  6. Las ruedas tendrán que presentarse en el mejor estado posible. Con un mínimo de 1,6 mm en su banda de rodadura y la misma medida que sale en su ficha técnica. Además, no puede presentar abolladuras ni deformaciones.
  7. Vigila el alumbrado, que es uno de los fallos más típicos para declarar un vehículo como no apto. 
 
Además, existe un truco que es acudir al taller de confianza para pedir una pre - inspección, es decir, un “ensayo” que pueda ahorrarnos un poco de dinero y preocupaciones. 
 
¿Y si no paso la ITV?
 
Lo mejor es no circular, porque las multas por llevar el vehículo con la ITV “caducada” son de 200, mientras que, si circulamos con un coche que no haya superado la ITV, recibiremos la multa de 500 euros. 
 
Por su importancia en la seguridad vial, las aseguradoras podrían no cubrir un accidente de un asegurado que no haya pasado la ITV. Así que este trámite, que salva muchas vidas al año y evita miles de accidentes, es fundamental tanto en tu vehículo como si, por ejemplo, planeas comprar un coche de segunda mano.
Back to top