Skip to Content

Consecuencias de no pasar la ITV

Hombre sujeta linterna LED para revisar bajos de coche
¿Quién debe pasar la ITV?
 
Actualmente en España deberán cumplir este trámite los coches a los 4 años a partir de su matriculación y después cada 2 años hasta cumplir sus primeros 10 años. Pasado ese tiempo la revisión tiene que ser anual. 
En el caso de vehículos industriales o de servicio público, estos periodos se acortan, mientras que si se trata de coches catalogados como históricos la ITV se fija entre cada 2 y 5 años, en función de su antigüedad. 
 
¿Qué se mira en la ITV?
 
  • Los papeles del coche, donde comprueban la matrícula, el número de bastidor, con la intención de identificar el modelo y asegurarse de que todo está en regla. 
  • Interior y exterior, donde además van a comprobar si has realizado algún tipo de customización que no se haya homologado.
  • Elementos de seguridad, como son los frenos, los cinturones de seguridad, la dirección, los neumáticos y la suspensión.
  • Equipamiento básico funcional, es decir, el motor y la transmisión, en busca de fugas, ruidos raros y otros desperfectos. 
¿Qué obtenemos al final del proceso?
 
Un informe de veredicto por parte de los especialistas, donde especifica que el vehículo está bien o tiene faltas:
 
- Leves
- Graves
- Muy graves
 
Con fallos leves, pasaremos la inspección. Sin embargo, cuando la revisión resulta desfavorable por defectos que se consideran graves, tendremos que repararlos en un plazo máximo de dos meses para, una vez subsanados, volver a pasar la inspección. Además, el vehículo queda inhabilitado para circular por las vías públicas, excepto para su traslado a un taller y la vuelta a la Estación para la nueva inspección.
 
En cambio, cuando los fallos son de tal naturaleza que implican un peligro para sus ocupantes y para los usuarios de la vía pública, estos se califican de muy graves. Lo que implica que el vehículo no pueda circular ni tan siquiera para salir de la estación. El traslado del mismo a un taller se deberá hacer entonces por medios ajenos. 
 
Consejos para pasar la ITV
 
  1. Solicita cita previa. La inspección dura en torno a los 30 minutos. Tenerlo todo predispuesto con antelación, evitando colas, eliminará nervios innecesarios. Si estamos en temporada de frío, lo mejor es rodar un poco con el coche por carretera para que el motor esté a la temperatura adecuada y los gases de escape emitidos estén dentro de la norma. 
  2. Lleva el coche limpio. Transmitir que cuidas de tu vehículo es muy importante de cara a los especialistas.
  3. No te olvides de la documentación. Esto incluye el Permiso de Circulación y la Tarjeta de Inspección Técnica del Vehículo y el recibo del seguro del coche en vigor (aunque ellos lo chequearán con la Dirección General de Tráfico
  4. Todo sujeto y en su sitio. Es decir, la matrícula en perfecto estado, sin dobleces ni esquinas cortantes y, por supuesto, con todos los caracteres legibles; los retrovisores, que no estén rotos ni se caigan; los paragolpes, sin bordes afilados y perfectamente sujetos. 
  5. El parabrisas y el limpiaparabrisas, importantísimos. Si el parabrisas tiene una grieta (o un golpe mínimo que pueda derivar en algo más), o al limpiaparabrisas le falta líquido, podrían penalizarte con una falta grave. 
  6. Las ruedas tendrán que presentarse en el mejor estado posible. Con un mínimo de 1,6 mm en su banda de rodadura y la misma medida que sale en su ficha técnica. Además, no puede presentar abolladuras ni deformaciones.
  7. Vigila el alumbrado, que es uno de los fallos más típicos para declarar un vehículo como no apto. 
 
Además, existe un truco que es acudir al taller de confianza para pedir una pre - inspección, es decir, un “ensayo” que pueda ahorrarnos un poco de dinero y preocupaciones. 
 
¿Y si no paso la ITV? ¿Qué multas y consecuencias puede traerme?
 
A pesar de la importancia que tienen estos exámenes, una de las infracciones que más se cometen en España es conducir sin la ITV en regla, ya sea porque ha caducado o porque se continúa circulando a pesar de haber obtenido una evaluación negativa.
 
Sin embargo, en estos casos es claramente mejor no circular, porque además de poner en peligro nuestra integridad y la de otros usuarios de la vía pública, las multas por llevar el vehículo con la ITV “caducada” son de:
 
 -200 euros si circulamos con un coche con la ITV caducada o que no la haya superado, siempre que no sea para desplazamientos entre el taller y la estación.
-500 euros si no se ha pasado la ITV, pese a tener obligación de hacerlo.
 
 Si cuando el infractor recibe la multa, procede a pagarla dentro del tiempo que se considera como pronto pago, estas cuantías pueden rebajarse en un 50%. 
 
Y recordemos que ya no es necesario que las autoridades detengan un coche para saber si existe alguna irregularidad respecto a la ITV: gracias al acceso a las bases de datos, simplemente a través de las cámaras de control es posible detectar los coches que se mueven incumpliendo los preceptos de la inspección técnica. 
 
Además, por su importancia para la seguridad vial, las aseguradoras podrían no cubrir un accidente de un asegurado que no haya pasado la ITV. Y es que hay que tener presente que este trámite, que salva muchas vidas al año y evita miles de accidentes, es fundamental tanto para tu vehículo como si, por ejemplo, planeas comprar un coche de segunda mano.
Back to top