Skip to Content

Cómo actuar en caso de accidente a bordo de un barco

accidente de barco
Cuando se produce un accidente de barco es bastante habitual que estén involucrados dos o más embarcaciones, aunque también puede suceder que una sola sufra el siniestro. Pese a que la navegación se caracteriza por tener un reducido porcentaje de siniestralidad, en la actualidad se producen miles de fallecimientos al año, sobre todo por ahogamiento. Generalmente, muchos de estos incidentes tienen como principal motivo la imprudencia, entre la que se encuentran en gran medida los casos de ebriedad. 
 
Al igual que en un accidente de tráfico en carretera, las consecuencias que se producen están relacionadas con daños físicos y materiales, así como hemos comentado antes, ahogamiento en el mar. Los perjuicios en el supuesto de un percance durante la navegación se incrementan aún más debido al peligro que supone el aislamiento en el agua. 
 
Ante este panorama, tanto la tripulación como los pasajeros deben contar con la formación precisa en el primer caso y unos conocimientos básicos en el segundo para que la experiencia en el agua se desarrolle con total seguridad, minimizando los riesgos en la medida de lo posible. Asimismo, también es conveniente saber cómo actuar en caso de que ocurra un accidente, como puede ser un incendio o una caída al mar.
 

¿Cómo responder si se produce un accidente de barco con incendio?

Las probabilidades de que se origine un fuego al producirse un accidente de barco son bastante elevadas. En cumplimiento de las leyes marítimas, las grandes embarcaciones están dotadas con los equipos de seguridad contra incendios necesarios, por lo que siempre es necesario seguir las instrucciones o lo que indique el personal del buque para evitar un desastre. Junto a ello, también es recomendable seguir otros consejos si se declara un incendio a bordo del barco: 
 
  • Avisar a todo el personal encargado en el momento en el que se descubre el fuego. 
  • Si el incendio es pequeño y se dispone de los medios necesarios al alcance, es viable intentar apagarlo siempre que se cuente con la capacitación adecuada y con la ayuda de otras personas. 
  • Nunca se debe utilizar agua para extinguir un fuego, por muy pequeño que sea. 
  • En el caso de que el fuego fuera de mayores dimensiones, hay que acudir al lugar de reunión establecido para atender las indicaciones de la tripulación. 
  • Es conveniente realizar los movimientos agachados para no respirar el humo y los gases, así como colocarse un pañuelo mojado en la boca y la nariz.
  • Está prohibido utilizar el ascensor en estas circunstancias.  
 
 

¿Qué hacer si el accidente en el barco es una caída al agua?

Tanto si hay niños a bordo de la embarcación como si no, es importante tomar algunas precauciones para evitar ahogamientos: 
  • Lo más aconsejable es colocar redes de protección alrededor del barco, así como ser cauteloso y no tomarse demasiadas confianzas al asomarse por la barandilla. 
  • Para prevenir este tipo de accidentes en un barco, se puede prohibir a los más pequeños jugar o correr por la cubierta. 
  • Muchas embarcaciones de recreo se utilizan para navegar hasta una zona alejada de la costa con el objetivo de darse un baño en alta mar. Esta práctica no se debe hacer si no es con la compañía de otra persona y siempre teniendo la garantía de que existe una escalera para subir al barco de nuevo. 
  • Si uno mismo es quien sufre la caída al agua, es fundamental mantenerse quieto en lugar de empezar a moverse sin ningún sentido hasta que sea posible agarrarse a una tabla de salvamento o regresar a la embarcación. 
  • Las personas que sean testigos del incidente deben avisar inmediatamente a los socorristas si los hubiera o en caso contrario, lanzar un salvavidas. Del mismo modo, también es conveniente girar el barco hacia el punto donde se encuentra la persona en el agua para ayudarle. 
Back to top