Skip to Content

La Seguridad Social no cubre las lesiones por accidentes de tráfico

doctora vendando la rodilla a un paciente
Aunque pensemos que la Seguridad Social siempre ofrece una cobertura total a toda la sociedad, existen algunas excepciones, como es el caso de los accidentes de tráfico. Aunque la mayoría de las personas no conocen la realidad de esta situación, lo cierto es que cualquier persona que resulte herido en un incidente de circulación recibirá la atención necesaria por parte de los servicios públicos de salud, pero al contrario de lo que se tiende a pensar, no asumirán el coste que esta asistencia supone. 
 
Dado que la seguridad social no se hace cargo de los accidentes de tráfico desde el punto de vista económico, cabe preguntarse entonces, quién debe hacer frente a los gastos de la asistencia sanitaria. A grandes rasgos, la compañía del seguro de coche será la responsable de abonar esta cuantía hasta el límite que tenga establecido, aunque dependerá de las coberturas que incluya y de quién haya sido el responsable del accidente. 
 

Pago a la seguridad social en caso de accidente de tráfico

Una vez que el paciente ha sido atendido, el centro hospitalario envía la factura por los gastos de la curación a la aseguradora. Llegados a este punto, pueden darse diferentes situaciones: 
 
  • En el caso de que la persona que ha recibido la asistencia sanitaria no sea el responsable del accidente, el seguro de responsabilidad civil obligatoria se hace cargo de la suma hasta la cuantía máxima que esté fijada en la póliza. 
  • Si el paciente coincide con el conductor que ha tenido la culpa del incidente, el seguro de coche sólo se responsabilizará de los gastos por asistencia médica cuando entre sus coberturas se incluya la del seguro de conductor. 
  • En el supuesto de que la persona asistida fuera la responsable del accidente y no contara con una póliza como hemos comentado en el punto anterior, todos los gastos médicos correrán de su cuenta. 
Hay que aclarar que cuando el accidente se produce durante el trayecto para ir o volver del trabajo, se considera in itinere y por norma general, es la mutua de la empresa la que se hace cargo de realizar este desembolso. Además, cuando la factura exceda de los límites establecidos en el seguro, el responsable del accidente deberá abonar la parte que reste hasta el final. 
 

Consejos para circular totalmente cubierto 

Sabiendo que la seguridad social establece esta particularidad cuando se trata de un accidente de tráfico, en el momento de contratar un seguro de coche no olvides incluir otras coberturas básicas, además de la modalidad obligatoria. 
 
Aunque en muchas ocasiones el principal motivo para decantarse entre una póliza y otra sea el precio, conviene contar con seguro del conductor aunque la prima sea algo superior. De esta forma, la aseguradora cubre los gastos de asistencia sanitaria hasta una cuantía determinada, que varía según el tipo de seguro. Por lo tanto, también conviene revisar este punto para saber hasta qué límite estaríamos cubiertos en caso de accidente de tráfico
 
Además de la asistencia sanitaria, esta cobertura también suele contemplar una indemnización en caso de fallecimiento o invalidez permanente del conductor del vehículo asegurado. E incluso es posible que la aseguradora ofrezca otro tipo de ayudas, como por ejemplo psicológica o económica para adaptar la vivienda o el coche a la nueva situación. 
Back to top