Skip to Content

Claves para saber si tengo contratada la potencia necesaria

ahorro en electricidad

A día de hoy, cualquier ahorro que podamos obtener es importante sobre todo en lo que a la factura de la electricidad se refiere. Y es que, además de beneficiarnos de un coste menor si contamos con un contrato ajustado a nuestras necesidades, estaremos haciendo un uso responsable de la energía. Para ello, os mostramos las claves para saber si tengo contratada la potencia necesaria para nuestra vivienda.

Lo ideal es tener acceso a la potencia justa, es decir, si tenemos contratada menos potencia de la necesaria, no podremos utilizar con normalidad los aparatos eléctricos de nuestro hogar, sobre todo de forma simultánea y, si tenemos contratada de más, estaremos pagando por un servicio que realmente no estamos utilizando. De aquí la importancia de estudiar en qué caso te encuentras actualmente.

La potencia eléctrica idónea es aquella que permite que todos los aparatos electrónicos de una vivienda estén encendidos a la vez, ya que es una de las claves para saber si tengo contratada la potencia necesaria, si no es así, deberemos ponernos en contacto con la compañía para aumentar el rango, aunque siempre va a suponer un incremento en la cuota.

Si queremos saber con qué servicio contamos actualmente sólo hay que estudiar la factura, donde tiene que venir especificada la potencia contratada, o revisar el contrato que firmamos al darnos de alta en la compañía. Si no disponemos de éste, siempre podemos pedir una copia a la empresa que nos presta el servicio.

Para saber la potencia que se necesita realmente, hay que sumar la potencia de todos los electrodomésticos del hogar y multiplicarla por el factor de simultaneidad, que puede oscilar entre el 0,2 o el 0,3, según el uso que le vayamos a dar a los aparatos eléctricos.

Una vez que hemos seguido las claves para saber si tengo contratada la potencia necesaria, es importante revisar las diferentes ofertas que nos ofrecen las compañías, para poder comparar su servicio, las ventajas que ponen a nuestra disposición y el posible ahorro puede suponer. El cambio suele poder realizarse de forma gratuita, aunque deberemos revisar nuestro contrato actual para comprobar que no estemos sujetos a la empresa actual por algún periodo de permanencia obligatoria.

Back to top