Skip to Content

Pasos para comprar un coche en el extranjero y traerlo a España

frontal de un coche rojo sin matrícula
Algunas personas deciden irse al extranjero para conseguir un vehículo nuevo o de segunda mano a un mejor precio. Aunque no es lo habitual, existe esta posibilidad, siempre teniendo en cuenta que las gestiones para normalizar la importación pueden resultar algo complejas. Antes de tomar una decisión, conviene analizar el dinero que es posible ahorrarse en comparación con los trámites que supone comprar el coche fuera de España
 
Lógicamente el papeleo varía según el tipo de vehículo, si se adquiere directamente en un concesionario o a un particular, si la transacción se realiza en un país europeo o no, etc.
 

Trámites para comprar un coche fuera de España 

  • Para adquirir un vehículo en el extranjero es necesario comprobar igualmente que está en buenas condiciones, sobre todo si es de segunda mano, así como verificar que todos los papeles están en regla y que se ha formalizado el contrato de compra-venta. 
  • Cuando llega el momento de traer el coche a España, lo más habitual es hacerlo conduciendo. Es muy importante que antes de emprender el camino solicites un permiso temporal en el país de origen o lo que es lo mismo, una placa de matrícula verde que hará las veces de la ordinaria. 
  • Una vez que hayas llegado a España, el objetivo es sustituir la matrícula provisional por otra definitiva española. Para ello, debes contar con el Certificado de Conformidad Europeo (COC), el contrato de compra-venta o la factura y la ficha técnica del coche. Además, también deberás conseguir una traducción jurada de toda la documentación en el caso de que ésta esté redactada en otro idioma. 
  • Es preciso acudir a un centro de ITV para que el vehículo pase la revisión y acreditar así que el mismo ya está homologado en España. 
  • También es necesario pagar el Impuesto de Matriculación, también denominado Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte (IEDMT), así como el Impuesto de Circulación.
  • En el caso de que se trate de un coche nuevo comprado dentro de la Unión Europea, habrá que abonar el IVA. Si es un vehículo de segunda mano adquirido a un particular, hay que hacer frente al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.  
  • Una vez realizados estos trámites en España respecto del coche que se ha comprado fuera, el siguiente paso es llevar todos los documentos a la Jefatura Provincial de Tráfico para dar de alta el vehículo y que nos expidan el número de la matrícula definitiva. 
  • En este momento ya es posible comprar las placas e instalarlas en el coche. 
  • Por último, cuando el vehículo está matriculado correctamente en España, es imprescindible contratar un seguro de coche que lo cubra, al menos atendiendo a la cobertura de responsabilidad civil obligatoria según la normativa vigente. 
 
No olvides que cualquier coche que se compre fuera, se debe matricular en España siempre que se vaya a utilizar para transportar a personas que residan dentro del país. 
Back to top