Skip to Content

Seguros de vida y otros a tu alcance

Pareja joven mira a mujer con papeles
Ahorrarnos preocupaciones en caso de imprevistos es el objetivo principal para contratar un seguro. Si, además, contamos con que un día ya no estaremos aquí, la opción de aliviar la presión (al menos económica) de nuestros seres queridos ante nuestra ausencia es más legítima que nunca.
 
Supongamos que te interesa investigar sobre tipos de seguros de vida. En ese caso, formarías parte de un colectivo cada vez mayor de personas que se preocupan por la tranquilidad de su familia ante una fatalidad. A día de hoy, ni siquiera la mitad de los españoles cuentan con un seguro de vida, pero debemos pensar que tomarnos el tiempo de contratarlo, con todo y lo desagradable que pueda ser para nosotros, evitará muchos problemas el día de mañana.
 
Contratar un seguro de vida, para contemplar una indemnización que ayude a afrontar gastos derivados de las adquisiciones hechas en vida por el fallecido. En nuestro país, casi el 17% de estas pólizas están vinculadas a la contratación de una hipoteca, pero no son un tema exclusivamente hipotecario: también se contratan cuando se asume un préstamo por estudios, cuando se financia un viaje o de manera independiente, cuando se quiere ofrecer una garantía económica a la familia.
 
Otra opción es hacerse con un seguro de decesos, que cubrirá los gastos de asociados al propio momento del fallecimiento: tanatorio, entierro, esquela. En España, dependiendo de las condiciones y la Comunidad Autónoma, los costes funerarios pueden ascender a unos 6.000 euros. Este seguro no tiene nada que ver con los seguros de vida: si alguien fallece teniendo contratada una póliza de seguros de decesos, tendrá cubiertos sus gastos funerarios, pero no tendrá sufragadas las deudas adquiridas en vida, como en el caso de los seguros de vida.
 
La opción más frecuente y que menos aversión suele generar es la contratación de un seguro de salud, que en principio se trata de tener acceso a amplios cuadros médicos privados que sirvan como sustituto o complemento a la atención que se pueda recibir de la sanidad pública. Tienen efecto en el beneficiario en vida y no así en su familia, aunque algunos se pueden ampliar para que tengan una buena indemnización económica en caso de invalidez o fallecimiento. 
 
En el caso del seguro de salud, lo importante es la cobertura que proporcionará al asegurado en vida, tanto en variedad de especialistas, como a acceso a tratamientos punteros o a segundas opiniones en centros de referencia, muchas veces en otros países. 
 
Por lo general, el seguro de salud se contrata no en vistas del fallecimiento, sino para situaciones que requieran muchas visitas a especialistas, segundas opiniones o acelerar pruebas diagnósticas
 
Así que, cuando miremos más por nuestra familia que por nosotros, el seguro de salud no es lo más adecuado. Todo quedaría en elegir entre el seguro de vida y el seguro de decesos. Actualmente, en España, en la mayoría de las compañías de seguros es posible adquirir las tres pólizas ya sea en la misma compañía o en compañías diferentes. En el caso de MAPFRE, la contratación de varios seguros puede conllevar algún tipo de descuento de integralidad, según las condiciones específicas tanto del asegurado como de los seguros que contrata.
 
Diferencias entre seguro de vida y seguro de decesos
 
A pesar de haberlo explicado levemente en párrafos anteriores, es posible que persistan algunas dudas sobre las diferencias entre un seguro de vida y un seguro de decesos. Intentemos aclararlas mediante una tabla comparativa.
 
Seguro de Vida Seguro de Decesos
El seguro de vida busca proteger a la familia a largo plazo, centrándose en una indemnización que busque la estabilidad económica. El seguro de decesos ofrece apoyo económico en un momento puntual, pero el más drástico e intenso, cuando nuestra familia pueda sentir algo de alivio en ese momento de duelo.
En el caso del seguro de vida, el asegurado elige la cuantía de la indemnización a cobrar por su familia. Y la aseguradora establece el número de cuotas.    En el seguro de decesos, el asegurado elige la prima a pagar, pero la aseguradora calcula el importe aproximado de sus gastos de entierro.
Las coberturas extra de un seguro de vida pueden ser las de invalidez y otros temas, como los gastos de entierro. Es decir, el seguro de vida puede incluir el seguro de decesos. En cuanto a las coberturas extra, en el caso de decesos, se referirán a temas de repatriación de cadáver, fin de vida digital, trámites, asistencia psicológica u otros derivados del fallecimiento del titular del seguro.

Si no sabes qué elegir, piensa que, gracias a algunas compañías, puedes conseguir que entre diferentes tipos de seguros de vida o contratar varios seguros (de salud, vida o decesos) perfectamente complementarios.  
Back to top