Skip to Content

Claves para contratar un todo riesgo con franquicia

Mujer joven habla por teléfono móvil
Un precio inferior frente a los seguros a todo riesgo sin franquicia hace ganar la batalla en el mercado a los seguros todo riesgo con franquicia, pero es importante que sepas qué tipo de riesgo estás asumiendo, cuando te decantas por asegurar tu vehículo con una póliza de estas características.
 
1. ¿Qué es la franquicia?
 
El término de franquicia ya está bastante popularizado, pero para que no te queden dudas, recuerda que la franquicia es una cantidad económica –fija o porcentaje- que valora en euros, el riesgo que tú asumes en la protección de tu coche.  Siempre debe estar reflejada de forma específica y concreta en la póliza que firmes.
 
Las compañías aseguradoras ofertan a sus clientes diferentes cantidades como franquicias, lo más habitual es que se trata de una cantidad fija que suele ir desde los 60 hasta los 1.200 euros, aunque la horquilla es muy amplia y, en principio, no existe una limitación. Cuanto más alta sea la franquicia más baja será la prima a pagar, pero también mayor el riesgo y el gasto que asumes como titular.
 
2. Riesgo compartido
 
La clave de los seguros con franquicia y lo que hace posible que sean más baratos, es que el titular del seguro asume parte del riesgo en forma de gasto. La compañía aseguradora no es la única responsable de pagar tus siniestros; la responsabilidad es compartida: tú –como titular del seguro con franquicia- asumes una parte, previamente pactada, y la aseguradora se hace cargo del resto. 
 
Un ejemplo de cómo se aplica el riesgo compartido y la franquicia en los gastos: si tu coche sufre un golpe mientras aparcas y la reparación del mismo cuesta 500 euros, con un seguro con franquicia de 300 tú pagarás esos 300 euros y la aseguradora 200. En el caso de haber tenido un todo riesgo sin franquicia, tú no hubieras pagado nada.
 
3. ¿Dónde se aplica la franquicia?
 
Con la proliferación de seguros a todo riesgo con franquicia, son muchas las variedades de póliza que se circunscriben dentro de este tipo de seguros. La gran diferencia suele ser en qué coberturas se aplica o no la franquicia, existe un margen de diferencia que las aseguradoras suelen emplear.
 
Ten cuenta que la franquicia se aplica en los daños propios siempre que tú seas el culpable. Esto implica que tendrás que pagar en los casos de daños de aparcamiento o en los accidentes donde no haya terceros implicados. Cuando en el siniestro hay varios vehículos involucrados y la responsabilidad no está clara, puede que tu compañía te ofrezca arreglar tu coche pagando tu parte de franquicia para adelantar el arreglo; pero si finalmente se dirime que el culpable es otro vehículo, este asumirá el total de los gastos y  recuperarás la franquicia pagada.
 
4. Situaciones en las que nunca se aplica la franquicia
 
Si tú no eres el responsable de un siniestro, tu compañía no tiene que asumir ningún gasto y tú tampoco, es decir, no es efectiva la franquicia. El seguro del vehículo culpable tiene que asumir el total de los gastos. En esta circunstancia, es indiferente que tu seguro sea a todo riesgo con o sin franquicia.
 
El seguro de responsabilidad civil –obligatorio para circular- tampoco se rige por franquicia. Es decir, la compañía siempre asume el gasto total que supongan los daños causados a terceros, de acuerdo con lo suscrito en la póliza. Esto supone que si tienes un accidente, eres el culpable y causas daños a terceros; la compañía pagará a los afectados el total de sus facturas y la franquicia se aplicará solo en los gastos que tú generes. 
 
5. Robo e incendio
 
Las coberturas por robo e incendio suelen estar incluidas de forma específica e independiente en los seguros a todo riesgo, tanto en los que aplican franquicia como en los que no. Por ello, en principio, los siniestros por robo o incendio no estarían sujetos a franquicia y es la compañía de seguros la que se hace cargo por completo del gasto o la indemnización pertinente.
 
En su intento por ofrecer a los clientes grandes ahorros al suscribir el seguro de coche, hay compañías que sí aplican la franquicia en las coberturas de incendio y robo, aunque no es lo más común, pero puede darse. Es esencial, por tanto, que te fijes en este detalle concreto antes de firmar tu póliza a todo riesgo con franquicia, ya que en caso de que la franquicia sí se aplique en robo e incendio, debe estar especificado en el contrato.
 
Si tienes claro estos 5 tips respecto a los seguros a todo riesgo con franquicia, serás capaz de elegir el mejor seguro para tu coche, valorando no solo el precio más barato, sino todo lo que supone contar con una póliza con o sin franquicia y cómo te va a afectar en cada tipo de siniestro que sufras.
 
Un último detalle: las compañías pueden ofertarte solo un seguro con franquicia. No todas las aseguradoras ofrecen seguros a todo riego sin franquicia y con franquicia para cualquier tipo de vehículo. Existe la posibilidad de que determinados coches y en aseguradoras concretas, por sus condiciones o características, no puedan ser asegurados mediante una póliza todo riesgo sin franquicia, siendo la única opción suscribir una con franquicia.
 
Las compañías de seguros suelen recomendar y muchas veces ofertar como única posibilidad los seguros de coche a todo riesgo con franquicia en el caso de vehículos muy viejos o con daños importantes en el momento de suscribir la póliza. También puede ser una cuestión de política de empresa.
 
La contratación de un seguro con franquicia siempre que sea posible y responda a tus necesidades, siendo consciente del riesgo que asumes, suele ser una forma de ahorrar en la contratación de una póliza. Pero estudia siempre los detalles y consulta antes de firmar todas tus dudas, fíjate en los 5 claves para elegir seguro a todo riesgo con franquicia y no te equivocaras en tu elección.
Back to top