Skip to Content

¿Cuánto cuesta el seguro de un coche eléctrico?

carga de un coche eléctrico
Hace algunos años, parecía que los vehículos eléctricos eran algo de un futuro bastante lejano. Hoy en día, los datos demuestran que se han convertido en una realidad que cada vez va ganando más adeptos. Durante el primer semestre de 2019, se ha registrado casi un 133% más de ventas de coches que se mueven únicamente con electricidad en comparación con el mismo periodo del año anterior. En 2018, las matriculaciones de estos vehículos estuvieron a punto de doblar las de 2017 y todo apunta a que esta tendencia seguirá al alza en los próximos años. 
 
Aunque la penetración en el mercado de los modelos ecológicos es bastante lenta y no alcanzan a representar un gran porcentaje dentro del conjunto automovilístico, es interesante apuntar que las ventas son constantes y se van superando las cifras de periodos anteriores. A diferencia de la gasolina o el diésel, la electricidad es un combustible totalmente respetuoso con el medio ambiente, ya que no produce ninguna emisión nociva, lo que encuadra a la perfección con las políticas de sostenibilidad que se han emprendido en muchas ciudades. 
 

Precio de la póliza de los vehículos eléctricos 

Además del precio de adquisición, la ausencia de emisiones de gases contaminantes y el menor coste de mantenimiento de los coches eléctricos, otro factor que preocupa a los usuarios es el seguro. Con bastante frecuencia se tiende a pensar que la prima de estas pólizas es mucho más alta que en el caso de los modelos con motor de combustión, pero lo cierto es que en la actualidad las compañías han equiparado los precios con los seguros tradicionales, llegando a costar lo mismo en algunos supuestos. 
 
En un principio, el precio más elevado de los seguros para vehículos eléctricos se debía fundamentalmente al mayor coste de los mismos. De la misma manera, las reparaciones que necesitan estos modelos de coches también suelen ser más caras, así como la sustitución de algunas piezas específicas como las baterías o los cables de carga. Sin embargo, tanto los fabricantes como las aseguradoras han ido realizando los ajustes precisos para que el precio no sea un problema ni en el momento de la decisión de compra ni a la hora de asegurar el coche. 
 
Antes de elegir un seguro, lo más recomendable es comparar siempre. Muchas compañías ofrecen a los usuarios una herramienta muy sencilla e intuitiva para calcular el precio de la póliza, como es el caso de MAPFRE que a través de su página web se puede conocer rápidamente cuánto cuesta asegurar cualquier vehículo.
 
Además de comprobar el importe, no hay que perder de vista las coberturas y las garantías que se incluyen. En muchas ocasiones, un precio más bajo suele ser sinónimo de la exclusión de determinados servicios, por lo que es aconsejable revisar todas las condiciones del contrato para saber si se podrá contar con la protección necesaria. 
 

Coberturas para coches eléctricos 

Dentro de los seguros para coches ecológicos, los conductores pueden acceder a las mismas modalidades de pólizas que si se tratara de un vehículo de gasolina o diésel. Aunque sea un modelo eléctrico, las coberturas de terceros básico, terceros ampliado, terceros completo, todo riesgo con o sin franquicia, son las mismas. 
 
La única diferencia respecto a los servicios de las pólizas ecológicas radica en que los usuarios pueden acceder a otra serie de ventajas, como el servicio de localización y recuperación del vehículo en caso de robo sin ningún coste adicional y la asistencia automática de emergencia por accidente también de forma gratuita. Junto a ello, el resto de coberturas necesarias para garantizar la seguridad del coche y de sus ocupantes siguen siendo idénticas: responsabilidad civil obligatoria, asistencia en viaje desde el kilómetro cero, rotura de parabrisas y lunas, incendio del vehículo, etc. 
Back to top