Skip to Content

Técnicas para ahorrar con poco esfuerzo

chica con una calculadora y un papel en la mano
Ya atravesemos un ciclo económico de bonanza u otro de recesión, siempre es importante controlar el gasto en la medida de lo posible. Esto no significa que no podamos permitirnos un capricho de vez en cuando, pero teniendo en cuenta que el ahorro es clave para contar con un colchón de dinero con el que poder hacer frente a las situaciones imprevistas o para vivir con un mayor desahogo. 
 
En el caso de que te hayas preguntado una y mil veces cómo es posible ahorrar en casa, tienes que tener en cuenta que probablemente haya algunos gestos cotidianos que ya realizas por inercia y que están provocando un cierto derroche de dinero. Aunque no lo creas, existe la posibilidad de pagar todos los gastos fijos mensuales sin que el total de ingresos se quede en cero. 
 

¿Cómo ahorrar en casa? 

  • Establece un presupuesto objetivo cada mes donde se recojan los ingresos y los gastos fijos que hay que asumir, así como los variables que puedan aparecer. Intenta no sobrepasar la estimación establecida y para ayudarte en esta tarea, puedes ir anotando en una hoja de cálculo todos los pagos. De esta forma evitarás que se descuadre tu planteamiento inicial y podrás dedicar una cantidad de dinero al ahorro. 
  • Una de las partidas que supone un mayor gasto en cualquier hogar es la relativa al ocio. Salir a cenar, ir al teatro, al cine o a un concierto son planes ciertamente necesarios en ocasiones para que la rutina no se convierta en una losa. Sin embargo, si queremos ahorrar algo de dinero a final de mes, es recomendable reducir este tipo de actividades a lo mínimo posible. 
  • A la hora de comprar ropa y otros complementos es fundamental esperar a la época de rebajas y no dejarse llevar por las compras impulsivas. Un truco para no caer en esta tentación es revisar el armario para analizar las prendas que tenemos realmente y cuáles serían estrictamente necesarias para adquirir. En este sentido evita visitar las tiendas online, dado que es muy probable que termines comprando algo que no necesitas simplemente porque cuenta con un descuento muy interesante. 
  • La técnica de la lista de la compra muy pocas veces falla cuando se trata de ahorrar en casa. Al ir al supermercado, lleva siempre un listado de las cosas que tienes que comprar y esquiva aquellos productos que llaman tu atención desde las estanterías. Del mismo modo, también conviene comparar precios entre distintos establecimientos y aprovechar las ofertas. 
  • Dentro de la vivienda, los gastos en agua, electricidad y gas son los grandes protagonistas. Una forma de reducirlos es adquirir electrodomésticos de bajo consumo, así como revisar la potencia de la luz para contratar únicamente la necesaria en función del consumo medio. 
  • No olvides poner en práctica gestos tan simples como por ejemplo apagar la luz de una habitación donde no haya nadie, cerrar las puertas cuando la calefacción está encendida, no dejar correr el agua mientras te cepillas los dientes o te lavas las manos, abrir las persianas o cortinas para que entre la luz del sol, hacer la colada cuando la lavadora esté completa, sustituir las bombillas tradicionales por otras de bajo consumo, etc. 
Poniendo en práctica estas técnicas, podrás ahorrar dinero cada mes sin apenas esfuerzo. Una de las mejores alternativas para maximizar este capital es realizando aportaciones a un Plan de Pensiones. De esta forma contarás con un respaldo económico cuando llegue el momento de la jubilación, pero también en el caso de que se produzcan otro tipo de situaciones en las que sea necesario disponer de este ahorro. 
Back to top