Skip to Content

Recomendaciones para evitar que entren okupas

hombre con capucha negra forzando una ventana
En los últimos años, las cifras de viviendas que han sido ocupadas de manera ilegal son preocupantes. Este tipo de asentamientos son bastante habituales en inmuebles que están deshabitados durante muchos meses, aunque también es probable que suceda en aquellas casas que se quedan libres durante el verano porque sus dueños se van de vacaciones una larga temporada. Independientemente del motivo, es preciso tomar las medidas necesarias para proteger la vivienda y saber cómo evitar que entren okupas en la misma. 
 
Con el estallido de la crisis, el fenómeno de la ocupación se extendió a todo el territorio nacional, ya que esta situación ha provocado que innumerables inmuebles se hayan quedado sin habitantes. Esto, unido a la escasa vigilancia de algunos bloques de vecinos ha provocado que se convierta en una práctica bastante común. No obstante, todos los pisos no presentan el mismo nivel de riesgo de ser ocupados, ya que también entra en juego la ubicación o el estado general del resto del edificio. 
 
Aunque se trata de un delito en toda regla, el procedimiento judicial para recuperar la casa es muy lento, llegando incluso a demorarse en meses o años. Por lo tanto, para no verse en la tesitura de tener que echar a nadie de la propia casa, es recomendable poner en práctica una serie de consejos. 
 

¿Cómo evitar que entren okupas en una casa vacía? 

  • La primera medida en la que se tiende a pensar cuando se trata de evitar que entren okupas es la relativa a la instalación de un sistema de alarma. Con total probabilidad es una de las opciones más eficaces y además, también protege de posibles robos que se puedan producir en el interior. En el momento en el que se produce algún movimiento extraño en la vivienda, el sistema envía una notificación bien al propietario o directamente a la policía, por lo que la propia identificación de estos sistemas ya actúa como elemento disuasorio de las personas que ocupan de manera ilegal. 
  • Para custodiar un piso también es crucial prestar atención a las zonas por las que pueden entrar terceras personas. Por lo tanto, colocar una puerta de seguridad con una gran resistencia y un sistema de cierre seguro, así como sellar las ventanas o instalar un modelo de doble acristalamiento son unas alternativas viables para bloquear la entrada de ocupas. Además de estas medidas, en ciertos casos se suelen complementar con la colocación de unas rejas, ya que para derribar este elemento se necesita tiempo y se originaría bastante ruido que puede poner en alerta al resto de vecinos. 
  • Si la casa va a estar cerrada durante bastantes meses siempre es importante dar la impresión de que vive gente dentro. Para ello, es aconsejable no bajar las persianas por completo, instalar un sistema de luces que se enciendan y apaguen cada cierto tiempo o dejar algunas plantas en el balcón.
  • En el caso de que no sea posible visitar regularmente la vivienda, se puede pedir el favor a algún vecino para que se encargue de recoger el correo y entrar al inmueble de forma periódica para controlar que todo está en orden. 
  • Tener cuidado con lo que se publica en redes sociales también es una forma de evitar que entren okupas. En este sentido se debe eludir contar dónde nos encontramos en cada momento o qué viaje vamos a realizar y durante cuánto tiempo. 
 
Con estas recomendaciones puedes proteger una propiedad de la ocupación ilegal, aunque para aportar una mayor garantía, no dudes en suscribir un seguro de hogar que te ofrezca las coberturas más completas para solventar muchos imprevistos del día a día. 
Back to top