Skip to Content

Coworking familiar para una mejor conciliación

espacio de trabajo con mesas de oficina y ordenadores
En ciertas ocasiones, el hecho de tener hijos supone renunciar a la carrera profesional. Aunque en los últimos años la sociedad cada vez demanda más planes para conciliar la vida laboral y familiar, éstos no terminan de hacerse efectivos por completo. Podría decirse que quienes trabajan por cuenta propia en su casa tienen más facilidades para atender a sus pequeños, pero lejos de parecer una utopía, esta situación puede resultar bastante difícil de gestionar. 
 
Como una prolongación de los coworking convencionales y para ofrecer una solución a los padres y madres que trabajan desde casa encontramos los coworking familiares. Gracias a esta iniciativa es posible compartir oficina con otros trabajadores, ya sean autónomos o pertenecientes a otras empresas, y al mismo tiempo llevar a los hijos. Aunque existen diferentes tipos de estos espacios, por norma general los más pequeños se quedan a cargo de cuidadores profesionales mientras su progenitor desarrolla sus tareas laborales. 
 
De esta forma se puede acudir al centro de trabajo acompañados de los niños y desempeñar las labores sin ninguna interrupción por su parte, ya que éstos ocupan un lugar diferenciado. Los padres pueden verlos en cualquier momento e incluso disfrutar de los momentos de descanso y comida en su compañía. 
 

Ventajas del coworking familiar 

Los espacios de trabajo familiares no sólo permiten compaginar la vida profesional y personal, sino que también ofrece a quienes se deciden por esta opción ciertos valores que se llegan a perder cuando se practica el teletrabajo de forma solitaria, como por ejemplo el sentimiento de pertenencia a un grupo o el contacto con otros profesionales para poner en común ideas y proyectos. 
 
Aunque existen mil y una alternativas para mantener entretenidos a los más pequeños en casa, las distracciones están a la orden del día, ya que lo más habitual es que los niños reclamen la atención de sus padres. 
 
El coworking familiar posibilita continuar con la carrera profesional, sobre todo en el caso de los autónomos, sin necesidad de renunciar al contacto directo y continuado con los hijos. Asimismo, esta solución también evita tener que buscar y costear una guardería o implicar a algún familiar en el cuidado de los niños. 
 
Otro de los beneficios que ofrecen estos espacios de trabajo compartido es la flexibilidad de horarios para que los padres se puedan organizar de la mejor manera de acuerdo a sus necesidades, sin olvidar la opción que tienen las mujeres para continuar con la lactancia en estos lugares sin ningún impedimento. 
 
Los espacios de coworking familiar están habilitados para acoger a bebés y niños con hasta 3 años de edad aproximadamente. El personal educador que se encarga de cuidar a los pequeños lo hace casi de forma personalizada, ya que se establece un número máximo de niños por cada cuidador. En estos sitios, los niños están perfectamente atendidos pero además, también pueden recibir una educación de acuerdo a proyectos pedagógicos específicos. 
 
Del mismo modo, estas oficinas ofrecen diferentes tarifas en función de los días y la frecuencia con que se utilicen, y en general están abiertas de lunes a viernes. Así, es posible disfrutar del coworking familiar pero también del trabajo en casa cuando las necesidades del pequeño o de los padres lo exijan. En este último caso, es importante disponer de un seguro de hogar que incluya las coberturas precisas sobre todo para realizar el trabajo sin ninguna contrariedad. 
Back to top