Skip to Content

¿Qué hago si compro ropa online y no me gusta al verla?

chica comprando online
Hoy en día son innegables las ventajas que tienen las compras por Internet. Desde la inmediatez a la hora de hacer la transacción hasta las infinitas posibilidades de comparación de productos y precios, pasando por el ahorro de tiempo e incluso económico que muchas veces supone, entre otras. 
 
Como contrapartida, al adquirir una prenda o cualquier otro producto por Internet nos arriesgamos a que no sea como nos lo habíamos imaginado exactamente. Por ello, ¿qué podemos hacer si hemos comprado ropa online y cuando nos llega no nos gusta o no nos queda bien? 
 
En este sentido, la ley siempre protege al consumidor y en el caso de que no estemos satisfechos con las prendas adquiridas, siempre podemos devolverlas, algo a lo que las tiendas online no se pueden negar. 
 

Proceso de devolución

Según la normativa europea sobre cambios y devoluciones, los usuarios que hayan adquirido un producto o servicio a través de Internet o bien por teléfono o cualquier otra vía, tienen derecho a devolver el mismo en el plazo de 14 días, a contar desde la entrega, sin necesidad de alegar ninguna justificación. Del mismo modo, el importe debe ser reingresado también en los 14 días siguientes a la devolución. 
 
Antes de realizar compras por Internet, es recomendable leer las condiciones de devolución, ya que aunque la ley fija lo que hemos comentado, algunas tiendas online pueden modificar estos plazos por política de empresa. No olvides que si en la web no aparece ninguna información relativa a los 14 días que existen para realizar las devoluciones, la ley puede imponer una sanción a la compañía para que amplíe este tiempo a 12 meses. 
 
Respecto a quien paga los gastos de envío de la devolución de la prenda, existen diferentes opciones: puede que la tienda asuma estos costes o que sea el usuario quien tenga que pagar el envío. Algunas tiendas de ropa también ofrecen la posibilidad de comprar online y devolver el producto en el establecimiento físico de forma totalmente gratuita. 
 
En el caso de la ropa interior o de baño, será necesario consultar las condiciones legales para comprobar si se pueden devolver o si por motivos de higiene no es posible. 
 
A la hora de devolver el producto, hay que enviarlo a la dirección que aparezca en el texto de la política de cambios y devoluciones de la empresa, sin olvidar adjuntar el formulario de devolución junto con el paquete. Este formulario por norma general suele incluirse en el envío inicial o en caso contrario, se puede descargar de la web de la tienda. 
 
Cuando la compra se ha realizado en una página de otro país, la realización de envíos a España supone que tal empresa debe cumplir con las normas comerciales españolas relativas al periodo máximo de envío, posibilidad de devolución, etc. 
 
Para que el usuario se sienta seguro al realizar la compra online, la política de devolución debe ofrecer las máximas garantías, así como flexibilidad y comodidad para realizar el proceso. Por ello, se recomienda desconfiar de aquellas páginas que no disponen de esta información o que es incompleta y resulta poco transparente. 
 
Por suerte, hoy en día, la mayoría de las empresas que ofrecen e-commerce protegen los intereses de sus clientes brindando todos los servicios necesarios para que la experiencia de compra sea satisfactoria. Nada mejor que realizar las compras por Internet sabiendo que contamos con una asistencia informática telemática o presencial, como la que incluye un buen seguro de hogar.
Back to top