Skip to Content

¿Sabes qué hacer si te roban la moto?

motos aparcadas en una calle
Sufrir un robo es un acontecimiento bastante desagradable, sobre todo cuando se pierde algo que cumple una función importante en el día a día o tiene un gran valor sentimental. Este tipo de actos vandálicos causan un mayor perjuicio cuando se trata del medio de transporte que se utiliza a diario para ir a trabajar o realizar otros desplazamientos. Por ello, cabe preguntarse qué se puede hacer si te roban la moto y qué posibilidades existen de recuperarla. 
 
Los datos reflejan que en España se sustrae una moto cada 8 minutos, lo que se traduce en más de 180 al día. Probablemente muchos de estos incidentes se podrían evitar si se toman las medidas de seguridad adecuadas tanto a la hora de aparcar en la calle como en un garaje, por ejemplo, utilizando sistemas antirrobo. Sin embargo, no siempre es así, ya que los amigos de lo ajeno son capaces de utilizar técnicas sumamente avanzadas para conseguir su botín sin apenas esfuerzo. 
 

Pasos a seguir en caso de robo de la moto 

Antes de entrar en explicar qué hay que hacer si te roban la moto, es muy importante tener en cuenta que se debe actuar con la mayor rapidez posible desde que se descubre la sustracción: 
 
  1. El primer paso consiste en acudir inmediatamente a la Guardia Civil o a la Policía para poner una denuncia. Este trámite, además de ser fundamental para que las autoridades inicien los trabajos de búsqueda, también es necesario para desligarse de la posesión de la motocicleta en caso de que se produzca algún delito con ella. En la declaración de los hechos se deben especificar todas las circunstancias: dónde ha ocurrido el robo, medidas de protección, marca, modelo, color, número de matrícula y de bastidor, etc. 
  2. Con el justificante de la denuncia, hay que avisar a la compañía del seguro de moto para dar parte de lo ocurrido. Se debe comunicar la ocurrencia del hecho lo antes posible y como máximo dentro de los 7 días siguientes. Según el tipo de póliza y las coberturas que se incluyan, en muchos casos es posible beneficiarse de la garantía por robo que garantiza una indemnización por los daños derivados de la sustracción ilegítima de la motocicleta por parte de terceros, incluyendo el robo del vehículo y los daños originados durante el mismo. 
  3. Aunque normalmente la baja de la moto en Tráfico lo suele tramitar la Guardia Civil o la Policía, donde se ha presentado la denuncia, conviene asegurarse de ello. Asimismo, también se debe realizar esta gestión en el Ayuntamiento del lugar de residencia para no tener que pagar el impuesto de circulación. 
  4. En caso de que la moto tuviera instalado un localizador GPS, es posible seguir su rastro antes de que los ladrones se percaten de ello y procedan a desinstalar el dispositivo. Lo más seguro en este supuesto es avisar a las autoridades en lugar de aventurarse por cuenta propia a recuperar el vehículo. 
  5. En muchas ocasiones puede ocurrir que la moto se traslade al depósito municipal porque estaba mal aparcada y no se ha producido ningún robo tal como se podría pensar. También es posible que las motocicletas sustraídas terminen en estos lugares tras haber sido abandonadas por los ladrones. Así, es recomendable llamar cada cierto tiempo a estos recintos para comprobar si se encuentra la motocicleta. 
  6. En la actualidad, Internet es un medio idóneo para encontrar objetos robados. Se pueden utilizar los foros especializados en motos, así como las páginas de compra-venta para compartir lo ocurrido en el primer caso y estar atento si se publica algún anuncio con la motocicleta, en el segundo.
Back to top