Skip to Content

¿Entra el sidecar en los seguros de moto?

BMW R75 con sidecar
Los sidecars existen desde los años veinte y se popularizaron por Europa tras la Segunda Guerra Mundial, en la cual fueron usados efectivamente para portar con velocidad soldados, suministros, armas o municiones por el campo de batalla. En ese momento eran meramente utilitarios, no tenían propósito estético y no existía la preocupación de protegerlos con un seguro de motos
 
Otras funciones que cumplían eran de reconocimiento y mensajería; y durante los primeros años del Tercer Reich, era habitual ver a las BMW R75 del ejército alemán con un sidecar acoplado. Éstos tenían un soporte para ametralladora MG 13 y 14. Fue especialmente favorecida por la Wermacht en sus misiones por África con los Afrika Corps.
 
En la posguerra, surgieron como una alternativa económica a los coches y fueron empleados extensivamente por los cuerpos de seguridad de diferentes Estados. Si bien ahora tienen un papel marginal en comparación con las motocicletas tradicionales, están viendo un resurgir en popularidad, por el interés de lo retro por parte de la población.
 
Hay marcas que han estado ligadas a los sidecars desde sus orígenes: BMW, Harley Davidson, Indian o Piaggio (todas marcas que participaron en la guerra) siguen produciéndolos como una opción para su gama de motos. 
 

Un asunto de destreza

Conducir con sidecar requiere un período de habituación, pues las dinámicas de la motocicleta cambian considerablemente con el acople de este dispositivo, que nos permite cargar con un pasajero más de lo normal. En cualquier caso, están pensados siempre para una conducción tranquila, ya que se han dado casos de motos con sidecar que han volcado por ir demasiado rápido.
 
La rueda del sidecar se suele situar por delante de la trasera de la moto, formando un triángulo equilátero con los tres puntos en los que el vehículo entra en contacto con el asfalto, diferenciándose así de los triciclos. 
 
Para conducir una moto con sidecar no hace falta tener ningún carné específico y se han visto casos de pequeñas motos 125 cc con uno de estos compartimentos acoplados. Aunque hayan estado marcadas por el estigma social de ser un medio de transporte reservado para aquellos que no podían permitirse un coche, viajar en sidecar puede ser muy placentero.
 
De hecho, en las concentraciones moteras anuales que se celebran por España (Pingüinos, Alhama o Boxer del Este) es frecuente encontrarse con motos equipadas con estos dispositivos. El precio de un sidecar, que se produce por encargo, oscila entre los 600 y los 2.000 euros. Si se busca uno verdaderamente custom, el precio puede llegar a los 11.000 euros.
 
Mecánicamente se acoplan a la moto a través de una barra metálica rígida y otra telescópica al chasis inferior del vehículo. Suelen ser rígidos, aunque los hay flexibles (que se inclinan con el ángulo de la moto y facilitan su conducción) y su rueda puede tener freno o no para hacer la toma de curvas más fácil. También suelen contar con un pequeño maletero en la parte trasera de su asiento.
 
Aunque no se trata de un mercado grande (en España se venden unas 60 motos con sidecar al año), es creciente por los motivos que mencionamos antes. En EEUU, las ventas aumentan un 20% anualmente. 
 
Lo importante de asegurar una moto con sidecar es averiguar si está cubierta por tu aseguradora. La mayoría de seguros de moto sí que contemplan coberturas ampliadas para accesorios como el casco y para el sidecar si lo hubiera, siempre que esté homologado, correctamente instalado y se notifique su existencia. Incluso es común que, a menudo, ofrezcan precios inferiores al seguro estándar ya que no se usará de forma agresiva la motocicleta.
 
Recuerda que con los Seguros de Moto MAPFRE tienes un abanico de coberturas que van desde el seguro de ciclomotores, el seguro básico, hasta el seguro a todo riesgo con franquicia. Y sí, se puede incluir la cobertura del sidecar, para que podamos disfrutar de un viaje con tres personas por las carreteras.
Back to top