Skip to Content

Elegir juguetes seguros para perros

Cachorro de Terrier durmiendo con osito de peluche
La importancia del juego
 
Los perros, en su etapa de cachorros, utilizan el juego para ensayar las conductas animales que van a formar parte de su vida familiar adulta. Así, su madre y sus hermanitos, u otros cachorros, suelen ser sus compañeros en todo tipo de trucos y situaciones donde tienen que controlar la mordida, impulsarse para un ataque, reaccionar ante un imprevisto, cazar, ocultarse o incluso huir si fuese necesario. 
 
El juego es, por tanto, una herramienta de aprendizaje crucial que los humanos, como mamíferos que somos, también aprovechamos en nuestra infancia.  
 
Con ello, los más pequeños, ya sean humanos o cachorros, aprenden a distinguir los roles y establecer relaciones. Por ejemplo, si nuestro perro juega en compañía de otros juegos, su objetivo será hacerse con el juguete, es decir, tiene un juego competitivo. Si en cambio juega con un humano, jugará a traernos el juguete, por tanto, veremos un juego más cooperativo. 
 
Por tanto, iniciar el juego con nuestra mascota a diario nos ayudará a crear un vínculo, mientras nuestro animal aprende a comportarse en casa con nosotros. De hecho, la falta de juego en su etapa de cachorro puede derivar en problemas de agresividad y comportamiento más adelante. Además, podremos evitar problemas de sobrepeso en la mascota. Así que ¡juguemos! Es por su bien…
 
Juguetes para cachorros y juguetes para perros adultos
 
Lo ideal es que nuestro día tuviese más de 24 horas, con tiempo de sobra para jugar todo el tiempo con nuestra mascota. Pero la realidad nos dice otra cosa: a veces no podemos estar en casa para jugar con ella o llevárnosla a donde tengamos que ir. Así que, para que se entretenga en nuestra ausencia, buscamos juguetes que puedan usar, lamer y mimar a su modo, para que la espera se haga más corta.
 
Pero en la selección de juguetes seguros para perros, a veces pasamos por alto diferentes peligros: ¿Y si se rompe y lastima a mi perro? ¿Y si se despieza y se traga una de las partes del juguete? ¿Y si después de lamerlo veinte mil veces, nos damos cuenta de que tiene un recubrimiento tóxico? ¿Y si araña o se clava por ser demasiado punzante? 
 
Para cachorros: Recomendables los juguetes blanditos, fáciles de morder pero que no se rompan ni contengan partes removibles. Evitaremos atragantamientos y no dañaremos sus encías, en fase de dentición, ni comprometeremos la musculatura de su mandíbula. 
 
Para adultos: Podemos proporcionarle juguetes más duraderos, de mayor dureza, puesto que esos objetos les harán compañía y para ellos cobrarán un gran valor sentimental. Los huesos de vaca son muy adecuados para su desarrollo y de elección frente a juguetes de plástico, con los que podrían hacerse daño. 
 
Jugar sin juguetes
 
Algunos trucos seguros para perros de entretenimiento, relajación o diversión sin necesidad de juguetes, son:
 
- Masaje perruno.
- 5 minutos de música animal, por ejemplo, aullidos de sus parientes lejanos, los lobos, o de ruidos de delfines o ballenas. En las plataformas de música en streaming podrás hacerte con material para una playlist que estimule su oído y llame su atención sacándolo de la rutina. 
- Un paseo por el parque, para que conozca a otros perros vecinos y cree lazos positivos.
- Trucos de obediencia, con premios y retos de diferentes intensidades para superar.
Back to top