Skip to Content

¿Por qué engorda mi perro? Más allá de la sobrealimentación

mi perro esta gordo
En la mayoría de las ocasiones se suele relacionar que un perro está gordo por tener mala alimentación. Para los dueños debe ser una prioridad pautar una dieta equilibrada basada en productos de calidad, así como acompañarla con ejercicio diario para que su peso se mantenga estable y evitar problemas de salud. En los animales domésticos, el aumento de peso conlleva a desarrollar ciertas enfermedades, como por ejemplo del corazón, artritis, diabetes, hipertensión, etc. 
 
Aunque las causas anteriores pueden ser factibles, en otros casos, los animales sufren la inflamación del estómago por motivos que no tienen nada que ver, dando la impresión de que están obesos. Si su abdomen se agranda durante algún episodio en el que la mascota no come demasiado  o se muestra reacia a la comida, conviene averiguar qué le pasa y para ello lo más aconsejable es acudir al veterinario para que realice una exploración en profundidad. 
 
Es muy importante no achacar siempre los problemas de obesidad a la comida, ya que, si el perro ha perdido el apetito, puede ser que sufra alguna dolencia que le impida comer y que, a pesar de ello, está haciendo que engorde. 
 

Posibles motivos por los que un perro engorda 

  • Como hemos comentado, uno lo de los principales motivos por el que los perros desarrollan obesidad es una sobrealimentación. Si no se controla la cantidad de comida que ingieren, finalmente los kilos de más provocan serias dolencias en su organismo. 
  • Muchos tipos de comida provocan sobrepeso en los perros, ya que entre sus nutrientes suelen primar los azúcares y/o las grasas en lugar de otros componentes beneficiosos para su salud. Por eso es importante prepárales recetas de comida saludables.
  • La falta de ejercicio también provoca que las mascotas engorden, sobre todo cuando ingieren más comida de la que realmente necesitan según su actividad física. 
  • Los perros son propensos a experimentar desajustes hormonales que llegan a provocar obesidad en muchos casos, sobre todo cuando se trata de las hembras que son más proclives a subir de peso. 
  • La castración o esterilización son dos tratamientos que se encuentran detrás de muchos perros gordos. Según los expertos, estos animales tienen mayor facilidad para acumular grasa en su cuerpo porque su metabolismo se frena y como consecuencia, es preciso ajustar la dieta.  
  • Una de las causas más comunes del aumento de peso de los perros son los parásitos intestinales, fundamentalmente cuando el animal no come demasiado y presenta un abdomen hinchado. Este síntoma suele ir acompañado casi siempre por restos de estos microorganismos en las heces. Para que vuelva a la normalidad es necesario someterse a un tratamiento de desparasitación antes de que la situación se agrave. 
  • La torsión gástrica también puede ser otro problema que desencadena en que el vientre del animal se expanda. Esto sucede normalmente por la acumulación de gases y otro efecto, además de la hinchazón, es el dolor en la barriga. Si no se trata a tiempo esta afección, puede llegar a provocar la muerte del animal, por lo que ante el mínimo indicio es necesario visitar al veterinario.
  • Con la edad, el aumento de peso suele hacerse más evidente. Así, si el perro ya es mayor y tiene sobrepeso, lo más probable es que se deba a ello. 
Back to top