Skip to Content

Beneficios de la esterilización en gatos

gato en el veterinario
La esterilización en gatos tiene prácticamente los mismos beneficios que en los perros, pero al ser animales tan diferentes en sus comportamientos, conviene examinarlos aparte para ver cómo les afecta a nuestros felinos favoritos.
 
En primer lugar, los gatos son muy territoriales y los que salen de casa suelen ‘irse de juerga’ por sus dominios, marcándolos con orina y peleándose con otros gatos por el control de las zonas. Las gatas en celo en su territorio originan luchas de poder y, a menudo, camadas de gatitos callejeros.
 
La llegada de la primavera y el inicio del verano suele coincidir con el aumento hormonal de las gatas, cuando la llegada del buen tiempo activa su reloj biológico y les indica que las condiciones son propicias para criar a su descendencia. 
 
Este aumento de estrógenos y progesterona en el aire hace que los gatos machos se vuelvan más inquietos y que sus escapadas sean más largas (y peligrosas). También aumenta mucho la frecuencia y la intensidad de sus orinas para marcar el territorio.
 
Ambos problemas, tanto para machos como hembras se pueden solucionar fácilmente con una sencilla operación en el veterinario. Los gatos, al ver eliminados sus testículos producirán mucha menos testosterona, reduciendo sus comportamientos territoriales y evitando enfrentarse a otros gatos del vecindario; las gatas, producirán menos estrógeno y no atraerán a gatos de territorios cercanos.
 
En ambos casos, evitaremos que nazca una camada de gatitos que tendrán que criarse en la calle, o que vuelva nuestra gata embarazada y tengamos que darnos a la tarea de colocar a los gatitos en hogares responsables o hacernos cargo de ellos.
 
Pero no solo se trata de una responsabilidad sexual o para con los gatitos que se enfrentarán a la dura realidad de las calles. La esterilización en gatos tiene también varios beneficios de salud.
 
El más importante es evitar que se desarrolle el cáncer de útero o el cáncer de testículos en nuestro felino, ya que se quitan los órganos. Hay diferentes opiniones sobre cuándo es el mejor momento para esterilizar a un gato, lo normal en las hembras es después de su primer celo; en los gatos suele ser entre sus cuatro o seis meses de edad.
 
Sin embargo, estudios en EEUU sobre la esterilización temprana en gatos macho (incluso anteriores a los 3 meses) demuestran que es segura y que no impide al desarrollo normal de los gatos, ya sea en estructura ósea o cambios físicos o de comportamiento. Sin embargo, al ser más pequeños, son más vulnerables a sufrir hipotermia durante el procedimiento y necesitan anestésicos diferentes. 
 
La esterilización en gatitos suele ser más costosa por estas precauciones, pero su recuperación es más rápida que en gatos mayores. En cualquier caso, lo deseable es preguntar al veterinario su opinión experta, tantas veces como haga falta.
 
De nuevo, cabe recalcar que el coste de una operación, aunque tengan precios razonables (suelen rondar los 90€ en machos y los 150€ en hembras), es una cura en salud ya que evita problemas de cara al futuro. Además, muchos veterinarios y protectoras ofrecen campañas de esterilización gratuitas para combatir los problemas que origina y la superpoblación en las calles.
 
Recuerda que con los Seguros de Mascotas MAPFRE, las visitas al veterinario están cubiertas, ya sea en uno de los centros concertados o en tu clínica de confianza. Con ellos, podrás llevar a tu pequeño felino todas las veces que hagan falta y consultar con sus expertos. La esterilización es una de las decisiones más responsables que puedes hacer como dueño de una mascota.
Back to top