Skip to Content

Cómo elegir los mejores seguros para caballos

Mujer abrazando a un caballo
Un caballo es un animal imponente. Su belleza natural y sus cualidades han hecho que no se pueda entender la historia del hombre sin el caballo. Por un lado son una fuente inagotable de cariño, pues se ha demostrado que aquellas personas con una minusvalía física o mental mejoran el tratamiento en contacto directo con estos animales. Pero también han servido como medio de transporte y actualmente son utilizados en competiciones hípicas deportivas, entre las que destacan las carreras de velocidad, los ejercicios de doma y los saltos de obstáculos. Todo esto hace que un caballo no sea un animal al uso y que por lo tanto necesite un tratamiento especial. Hoy hablaremos de los seguros para caballos.
 
Los caballos tienen un valor muy superior al resto de mascotas habituales. Como curiosidad valga citar que un caballo llamado Fusaichi Pegasus fue vendido por ¡70 millones de dólares! Y que los purasangres pueden tener un precio entre los 10 y los 20 millones de dólares. Además, el mantenimiento de un caballo requiere cierto gasto y las acciones en las que participan pueden entrañar un riesgo para el animal. Es por esa razón que, aunque no sea obligatorio, en algunos casos sea muy aconsejable disponer de un seguro específico para nuestro caballo.
 
La actual legislación española no fuerza a la contratación de un seguro para estos animales, pero sí que específica en el artículo 1905 del Código Civil que el propietario es el responsable de cualquier perjuicio que cause el caballo, aunque sea debido a que se le haya escapado o extraviado. La única excusa para no hacer frente a este requerimiento es que exista una causa de fuerza mayor. Este motivo, unido al del punto anterior hace que la cobertura para un caballo tenga que tener en cuenta tanto al animal como los daños que pueda causar.
 
El Seguro para Caballos MAPFRE es una póliza focalizada únicamente en este tipo de animales y que por lo tanto se centra en todos los aspectos importantes que requieren. De este modo es una gran solución para proteger al animal y a su propietario, independientemente de si se trata de un caballo usado para paseo o para competiciones. Su gran ventaja es su flexibilidad y adaptación a cada caso particular. 
 
Entre las coberturas de las que dispone este seguro para caballos destacan:
 
- Riesgos de transporte.  Independientemente de si el traslado es por carretera o ferrocarril. Los viajes a ferias, concursos o exposiciones están, por lo tanto, cubiertos.
 
- Indemnización por fallecimiento en accidente. Está incluido si la muerte es causada por un cólico o si es un sacrificio por enfermedad.
 
- Asistencia veterinaria. Pudiéndose contratar varias opciones de cobertura.
 
- Robo.
 
- Animales reproductores. En el caso de que se traten de sementales o yeguas reproductoras hay una serie de servicios que se pueden contratar de manera optativa y que protegen tanto al progenitor como a la descendencia que pueda surgir.
 
Lo que diferencia el Seguro para Caballos MAPFRE sobre otros seguros para caballos es su flexibilidad y adaptabilidad al animal. Además el cuadro de veterinarios es muy amplio y la asistencia por cólico es la más amplia de mercado.
 
Un requerimiento para contratar esta póliza es el examen previo del animal para determinar su valor. MAPFRE ofrece un reconocimiento por un veterinario de la aseguradora en la cual se determinarán las características del caballo. La aseguradora asume el coste de la inspección. Podrán beneficiarse de este seguro aquellos animales que tengan más de 6 meses hasta que se cumplan los 20 años. Una vez calculado el valor del caballo, se determinará el seguro y se aplicará una depreciación del 15% a partir de los 14 años.
 
¿A qué esperas para asegurar tu caballo?
Back to top