Skip to Content

Enfermedades transmitidas por insectos a mascotas

Garrapata
Las bacterias y virus son una de las proezas evolutivas de la tierra. Han aprendido a adaptarse y a ‘viajar’ en los artrópodos hematófagos (insectos como las garrapatas o mosquitos). Aprovechan a sus portadores para infectar a víctimas a las que no habrían podido llegar de otra manera, como un perro dando un paseo por el campo. Con la llegada del buen tiempo, hay que prepararse para que los parásitos externos no hagan de las suyas. 
 
En las últimas décadas, las enfermedades transmitidas por insectos a mascotas han aumentado considerablemente. Los expertos creen que se debe a un aumento del número de animales de compañía que viajan con sus dueños a otros países donde estos patógenos son más frecuentes. Si decides, por ejemplo, adoptar a un animal de una protectora al no conocer su verdadero origen, sitios en los que ha estado, trato que ha recibido, es recomendable una revisión veterinaria para descartar la presencia de parásitos externos y una valoración de métodos de prevención al respecto.
 
El cambio climático también puede jugar un papel en este aumento, ya que los insectos portadores pueden acudir a zonas que antes consideraban inhóspitas. Sin importar las causas, el problema es real y lo que podemos hacer como dueños es estar más vigilantes sobre nuestros animales, tanto si viajamos cerca o lejos.
 
Leishmaniosis
 
Una de las enfermedades más frecuentes en perros en España, la leishmaniosis se transmite principalmente por los flebótomos (moscas de arena), pequeñas moscas hemófagas. 
 
La leishmaniosis puede aparecer de dos tipos: visceral o cutánea. La primera produce pérdidas de peso, depresión, diarrea, vómitos y fiebre; mientras que la segunda causa lesiones en la piel y pérdida del pelo. Aunque los tratamientos mejoran los síntomas, no existe una cura total. 
 
Borreliosis
 
También conocida como ‘enfermedad de Lyme’, la borreliosis es una enfermedad infecciosa que se transmite por garrapatas que portan la bacteria B. Burgdorgferi. Esta bacteria puede llegar tanto a humanos como a mascotas, y aunque se han dado casos de transmisión por mosquito, es más común a través de garrapatas.
 
El mayor problema de la borreliosis es que es difícil de identificar, ya que sus síntomas se presentan en otras varias enfermedades. Algunas mascotas presentan falsos positivos, mientras que otras afectadas pueden ser ejemplos de falsos negativos. Si no es tratada con doxiciclina, podría generar daños en su sistema neurológico.
 
Erliquiosis
 
También conocida como enfermedad ehrlichial, es también transmitida por garrapatas. Se trata de una enfermedad muy seria, que puede ser fatal si no es tratada de forma inmediata. Sus bacterias intracelulares producen, como la Borreliosis, síntomas vagos.
 
Éstos pueden ser: depresión; letargo; fiebre; pérdida de coordinación; hemorragias espontáneas y problemas respiratorios. La mejor manera de prevenir esta enfermedad es evitando los parásitos. Su tratamiento consiste en antibióticos, sumados con antiácidos para que no se vomiten.
 
Para prevenir estas enfermedades, lo mejor es evitar las garrapatas y tener a nuestros compañeros bajo la atenta mirada. Como dueños, debemos revisar con frecuencia el pelaje de nuestras mascotas, especialmente si salen al campo. Los meses con mayor número de garrapatas son marzo y noviembre (el comienzo y el final del buen tiempo). 
 
Si encontramos una, lo suyo es quitarla cuanto antes con las herramientas específicas para ello, con cuidado de no dejar las mandíbulas insertadas en la piel de nuestra mascota, que puede aumentar el riesgo de infección.
 
En el caso de los mosquitos, es importante evitar las horas de mayor actividad de los mosquitos, como el amanecer y el atardecer, cuando aprovechan que todavía pueden soportar las temperaturas. En ambos casos, existen repelentes de insectos especiales para mascotas.
 
En tu veterinario de confianza seguro que te pueden aconsejar con acierto sobre qué productos usar o cómo actuar en caso de que nuestra mascota presente síntomas de alguna enfermedad. 
 
Afortunadamente, las visitas al veterinario están incluidas en los Seguros de Mascotas MAPFRE. Todas las que hagan falta, en centros concertados o en tu clínica favorita. Así, podrás estar tranquilo sabiendo que tu compañero siempre contará con la mejor atención.
Back to top