Skip to Content

¿Planes de pensiones garantizados o asegurados?

plan de pensiones garantizado o asegurado
Teniendo en cuenta que el futuro del sistema público de pensiones se encuentra en una amenaza constante, lo más aconsejable es empezar a ahorrar cuanto antes de cara a la jubilación. Antes de lanzarse a cualquier producto financiero, es importante analizar el propio perfil del inversor para elegir en consecuencia. Así, un plan de pensiones garantizado o un plan de previsión asegurado son dos de las principales opciones para los usuarios que rehúyen correr demasiados riesgos en sus inversiones. 
 
Tanto los PPA como los planes garantizados ofrecen una cierta seguridad a los ahorradores, ya que en el momento del rescate pueden recuperar, como mínimo, las aportaciones realizadas. Sin embargo, el hecho de minimizar el riesgo reduce también la rentabilidad que se puede obtener con este tipo de productos. En cualquier caso, conviene saber cuáles son las características y cómo funciona cada uno. 
 

¿En qué consisten los planes de pensiones garantizados? 

Como su propio nombre indica, a través de un plan de pensiones garantizado, el ahorrador puede recuperar el capital invertido más una rentabilidad mínima siempre que se mantenga el dinero hasta la fecha de vencimiento. En estos productos, el interés que aplica a la inversión puede ser fijo, variable o mixto: en el primer caso se puede conocer de antemano y en el segundo y tercero, el porcentaje irá variando. En cualquier caso, el ahorrador debe tener en cuenta que el total de las aportaciones que realice están garantizadas independientemente del tipo de interés. 
 
En estos planes, donde se prioriza más la seguridad que la rentabilidad, hay que tener un especial cuidado con las condiciones que se firman. En la mayoría de los casos, la garantía está sujeta a que el titular mantenga el plan hasta el momento de la jubilación
 
Esto significa que, si se presenta una contingencia extraordinaria, como una enfermedad grave, desempleo de larga duración o fallecimiento, es posible que el dinero invertido no se pueda recuperar al 100%. Lo mismo ocurre si surge la oportunidad de traspasar el ahorro a otro plan. 
 

¿Cómo funcionan los planes de previsión asegurados (PPA)? 

Al igual que los planes de pensiones garantizados, los PPA son otro instrumento de ahorro que guardan ciertas similitudes con los anteriores. Del mismo modo, los planes de previsión asegurados están enfocados a clientes conservadores y, por lo tanto, también ofrecen la garantía de que se puede rescatar todo el capital invertido más una rentabilidad determinada. 
 
A diferencia de los planes garantizados, donde solo es posible realizar una única aportación, en los PPA, las aportaciones pueden ser periódicas. Además, la inversión en un plan de previsión asegurado se puede recuperar cuando llegue el momento de la jubilación, aunque también en caso de invalidez absoluta, dependencia, enfermedad grave, fallecimiento o desempleo de larga duración. Junto a ello, una de las últimas novedades de los PPA es la posibilidad de rescatar la inversión una vez hayan transcurrido 10 años desde la primera aportación desde el 1 de enero de 2015. 
 
Otro punto que diferencia un plan de pensiones garantizado y un plan de previsión asegurado es la opción de movilidad de este último sin perder ninguna garantía. De este modo, los PPA se pueden cambiar a otro producto financiero sin temor a que se produzca ninguna pérdida en la cuantía total. 
Back to top