Skip to Content

¿Qué es el valor liquidativo de un fondo de inversión?

pila de monedas en un tablero de ajedrez
El valor liquidativo, también conocido como NAV (Net Asset Value), hace referencia al precio unitario que tiene cada participación en un fondo de inversión en un momento determinado. Es un concepto muy importante a la hora de decidir dónde se depositan los ahorros, ya que ayuda a comprender el progreso que tienen las inversiones a lo largo del tiempo. 
 
Al contratar un plan de pensiones, realmente lo que se hace es invertir en un fondo de pensiones que es un tipo particular de fondo de inversión. De este modo, los titulares están adquiriendo participaciones del total del patrimonio de dicho fondo, las cuales tienen un valor determinado que varía periódicamente según las distintas inversiones. Por lo tanto, esta evolución es uno de los factores que determina la rentabilidad del producto financiero que se haya elegido. 
 
Para entender lo anterior, no hay que olvidar que un fondo de inversión es la agrupación de los capitales de los diferentes ahorradores. Las gestoras emiten participaciones que pueden definirse como las partes en las que se divide el patrimonio de un fondo. 
 

¿Cómo se calcula el valor liquidativo? 

El valor liquidativo es el resultado de dividir el patrimonio del fondo entre el número de participaciones totales del mismo. Con esta operación tan sencilla se determina el valor de cada unidad en un momento determinado y en una divisa concreta.  
 
Los inversores no tienen que preocuparse de realizar este cálculo, ya que las entidades que controlan estos productos se encargan de difundir a diario el resultado de todos sus fondos. No obstante, es posible que la periodicidad de esta publicación varíe de unas gestoras a otras, así como también en función del tipo de mercado donde se realicen las inversiones. 
 

¿Por qué es importante conocer el valor liquidativo? 

Desde la posición del inversor, el Net Asset Value es una información esencial, ya que muestra el valor que tiene el capital depositado en un momento específico. De este modo, es posible hacerse una idea aproximada diariamente sobre cuál es la cantidad que se puede reembolsar si se decide rescatar el dinero invertido. 
 
Además, es importante saber que el valor liquidativo es el valor neto de la inversión. En el dato que se publica ya se han descontado todas las comisiones de gestión y depositaria, por lo que esta información se ajusta en gran medida a la realidad. Teniendo en cuenta que el NAV es un concepto dinámico, los partícipes también pueden evaluar el histórico de rentabilidad de un fondo de inversión específico antes de decantarse por un producto financiero u otro. 
 
Asimismo, esta información resulta de gran valor para elegir el momento adecuado en el que el inversor pueda percibir un mayor beneficio a cambio de vender sus participaciones.
Back to top