Skip to Content

Ojos secos por el aire acondicionado

chica echándose gotas en un ojo
Picor, irritación, sequedad, molestias en la exposición a la luz, sensación de tener algo metido en el ojo e incluso dolor… ¿Te resultan familiares este tipo de síntomas? Si la respuesta es afirmativa, lo más probable es que padezcas el síndrome del ojo seco, algo que si no se trata puede dar lugar a dolencias más graves en la córnea. 
 
Aunque es inevitable encender el aire acondicionado, tanto en casa como en la oficina, cuando el calor es sofocante durante los meses de verano, este simple gesto que nos ayuda a realizar nuestras tareas cotidianas en un ambiente mucho más agradable, puede tener ciertas consecuencias negativas para nuestros ojos. Pero los ojos secos no sólo se producen por el aire acondicionado, sino que en conjunción con otros factores, como la contaminación o la fijación de la vista en las pantallas, hacen que este trastorno se agrave. 
 
Lo que ocurre cuando los ojos se resecan por el aire acondicionado es que se reduce la capa de agua que existe en el ojo y al mismo tiempo, no se producen la cantidad de lágrimas suficiente para que el ojo esté bien humedecido.
 

¿Cómo evitar los ojos secos por el aire acondicionado? 

Cuando el aire acondicionado es el principal causante de esta afección, es recomendable tener en cuenta que elegir una temperatura adecuada evitará que suframos las consecuencias más molestas de este síndrome. Así, ya sea en nuestro puesto de trabajo o en nuestra vivienda, lo ideal es seleccionar una temperatura de 25 grados. Asimismo, una buena solución consiste en poner humidificadores cerca de donde nos encontremos. 
 
Otras recomendaciones que nos ayudarán a evitar los ojos secos son: 
  • No pasar demasiado tiempo en un lugar cerrado con aire acondicionado, ya que la sequedad, picor o escozor pronto aparecerán en nuestros ojos. 
  • Utilizar gafas de sol cuando nos encontremos en el exterior. De esta forma protegeremos nuestros ojos de la luz y del aire. 
  • Realizar pausas cada hora aproximadamente si trabajamos delante de una pantalla o intentar parpadear a menudo mientras se desvía la mirada durante un momento a otro sitio que no sea el ordenador. 
  • Cuando encendemos el aire acondicionado del coche, hay que procurar que no nos alcance directamente a la cara. 
  • Consultar al especialista de nuestro seguro de salud para que nos recomiende un tratamiento que alivie las molestias de los ojos secos. 
 

Otros factores de los ojos secos 

Además del aire acondicionado, existen otros factores de riesgo que influyen en la sequedad de los ojos, como por ejemplo: 
  • Edad avanzada, más de 50 años. 
  • Desajustes hormonales. 
  • Alcohol y tabaco. 
  • Tratamientos con determinados medicamentos que resecan las mucosas del cuerpo.
  • Déficit de nutrientes en el organismo. 
  • Uso continuado de lentillas. 
  • Exposición al sol sin proteger los ojos. 
  • Enfermedades autoinmunes. 
  • Operaciones de la vista. 
 
Aunque generalmente los ojos secos se presentan en personas que gozan de buena salud, con la edad este problema es más habitual. Por lo tanto, la exposición de los ojos al aire acondicionado o cualquier otro tipo de ventilación, favorece la aparición de este síndrome sobre todo en personas mayores de 50 años. Esto se debe a que con el paso de los años, la producción de las lágrimas se va reduciendo. No obstante, en el caso de las mujeres que rozan la edad de la menopausia, también hay que tener en cuenta los cambios hormonales que afectan a los ojos secos. 
Back to top