Skip to Content

Cosas que no pueden faltar en tu botiquín casero

botiquín con esparadrapo, gasas, tijeras, imperdibles

Ya se trate de un pequeño corte en un dedo, un dolor de cabeza o un golpe en una articulación, estos casos tan comunes que se producen habitualmente a nivel doméstico pueden tener fácil solución si el botiquín de casa cuenta con algunas cosas indispensables.

Cualquier caja, bolsa o cajón puede utilizarse a modo de dispensario donde guardar los medicamentos y otros utensilios sanitarios básicos con los que poder remediar los incidentes leves y los trastornos sin mayores consecuencias del día a día. Es muy importante que el botiquín se encuentre en un lugar donde no lleguen los rayos del sol y no haya demasiada humedad, y sobre todo fuera del alcance de los niños.

Además de almacenar las medicinas que alguna vez nos ha recetado el médico, también es necesario completar el conjunto con otros productos sumamente útiles. No obstante, recuerda que no se trata de llenar el botiquín casero con las cosas necesarias y olvidarnos, sino que es recomendable revisarlo cada cierto tiempo para reponer aquellos medicamentos o elementos que estén caducados o deteriorados. 

¿Qué tener en el botiquín de casa?

  • Material de curas: gasas, esparadrapo, tijeras, tiritas, vendas, apósitos, algodones, pinzas, jeringas, guantes, etc. Todos estos elementos son básicos para curar pequeñas heridas, siempre con la máxima higiene aunque nos encontremos en un entorno privado.
  • Medicamentos: analgésicos, antiinflamatorios, cremas para dolores musculares, pomadas para picaduras, jarabes mucolíticos, expectorantes, laxantes, antidiarreicos, colirios, antihistamínicos, etc. A pesar de contar con algunas medicinas en casa, es recomendable no abusar de las mismas y evitar la automedicación.
  • Antisépticos: alcohol, agua oxigenada, suero, yodo, etc.
  • Otros materiales: por ejemplo un termómetro y una bolsa de frío y calor.
  • Teléfonos de los servicios de emergencia: contacto de los servicios sanitarios de la población o del centro de información toxicológica, entre otros. 

Consejos para tener el botiquín casero idóneo

  • Conviene elegir un recipiente para el botiquín que se pueda cerrar y que sea fácilmente transportable.
  • Además de saber todo lo que ha de tener el botiquín de casa, también es imprescindible que esté colocado en un lugar accesible para todos, excepto para los niños. Todos los miembros adultos de la familia deben saber dónde se encuentra.
  • Se recomienda no dejar los distintos elementos sueltos por el botiquín, ya que cuando vayamos a buscar alguno con cierta urgencia tardaremos más tiempo en localizarlo.
  • Cada medicamento debe guardarse con su envase original y con su prospecto para que no se produzcan errores a la hora de tomarlo y poder comprobar la fecha de caducidad.
  • Existen algunos fármacos que no hay que esperar a que estén caducados para desecharlos, sino que cambian de aspecto o quedan inservibles después de un uso.

Como ves, el botiquín es un recurso necesario en cualquier casa y por ello es de suma importancia que contenga todo lo necesario. Sin embargo, aunque se trata de un elemento de seguridad para accidentes o enfermedades leves, si la eventualidad trasciende a consecuencias más graves, siempre es una garantía para estar tranquilos contar con un seguro de salud que incluya tanto asistencia primaria como acceso a los especialistas más cualificados.  

Back to top