Skip to Content

¿Mi seguro de salud cubre a mi pareja de hecho?

En una consulta médica, pareja sentada recibe un documento de manos de una doctora
Dentro de un seguro de salud de empresa, suele cubrirse también a los familiares en primer grado del trabajador o darse la posibilidad de hacer esta ampliación, principalmente para incluir al cónyuge y a los hijos. Sin embargo, existen particularidades, excepciones y limitaciones que pueden concurrir en los diferentes tipos de póliza. Ni la empresa ni la aseguradora están obligadas a admitir en la póliza de salud de un trabajador a sus familiares; esto es, en todo caso, un valor añadido.
 
Muchas empresas ofrecen a sus trabajadores seguros de salud. Las ventajas fiscales para la empresa y para el propio empleado están entre las razones principales para este tipo de iniciativas empresariales. Sin embargo, se trata de un recurso voluntario y totalmente privado por lo que cada empresa oferta el seguro de salud que prefiere o que considera más oportuno y/o ventajoso.
 
No hay una norma estipulada sobre lo que tiene o  no tiene que cubrir un seguro de salud de empresa y se dan tantas variedades como empresas. No obstante, respecto al tema de la inclusión de beneficiarios en la póliza, puedes encontrar diferentes opciones tipo.
 
1. El seguro de salud de empresa totalmente personal.
 
Hay empresas que contratan y pagan las primas de los seguros de salud de sus empleados, pero son pólizas personales e individuales sobre las que la empresa pacta condiciones y asistencias, no pudiendo el empleado cambiarlas en ningún sentido. En este caso, se cierra totalmente la posibilidad a los trabajadores de incluir en este seguro a nadie con independencia del grado de parentesco o relación que les una con el titular. Este tipo de seguros son más habituales en empresas o en grupos de trabajadores con actividades especialmente riesgosas o extremas para la salud. 
 
2. El seguro de salud de la empresa es familiar.
 
Uno de los casos más comunes es que las compañías ofrezcan a sus empleados la posibilidad de disfrutar de un seguro de salud contratado a través de la empresa – que puede hacerse cargo del total o de parte de la prima-. En este caso, el trabajador disfruta de mejores condiciones que las que tendría, si  contratara por libre el mismo seguro. Suele ser una póliza de seguro relativamente cerrada en cuanto a condiciones, asistencias y coberturas. En el caso de la extensión de beneficiarios, sin embargo, si es habitual que exista la posibilidad de incluir beneficiarios adicionales, aunque suele limitarse  al cónyuge – casado legalmente- y los hijos, menores de 25 años.
 
3. El seguro de salud de empresa es flexible.
 
Hay casos en las que la empresa ofrece a sus empleados contratar y diseñar con una aseguradora concreta un seguro de salud. Por lo general, la empresa no paga la prima del seguro, sino que simplemente posibilita la contratación en condiciones más ventajosas a los empleados de su empresa, pero es el trabajador el que paga. Como la prima variaría en función de lo que cada empleado contrate dentro de su póliza de salud, las posibilidades en cuanto a coberturas, servicios y asistencias son mucho más amplias y flexibles. Las aseguradoras, si suelen permitir la inclusión de diferentes familiares del titular y las parejas de hecho no son una excepción. Si bien en cada caso, pueden  contemplarse condiciones y costes particulares.
 
La realidad es que no existe una norma aplicable a todos los seguros de salud de empresa por lo que es posible que encuentres diferentes casos y posibilidades. No obstante, es cierto que aunque no estés casado, actualmente existen otras posibilidades para que una pareja certifique a efectos legales y administrativos su convivencia y relación estable y de hecho. Las compañías de seguro pueden admitir este tipo de circunstancias, si no existe una excepción específica en la póliza que te ofrezca tu empresa.
 
Recuerda que los seguros de salud individuales y privados, las elige cada titular, según sus necesidades y prioridades, la inclusión de beneficiarios es una decisión personal, aunque siempre está supeditada a la admisión y aprobación de la compañía aseguradora. Mientras, los seguros de salud de empresa suelen ser un producto más cerrado y limitado, ya que es la empresa la que negocia con la aseguradora y lo ofrece a sus trabajadores.
 
Si tu seguro de salud de empresa no tiene especificaciones ni limitaciones respecto a los beneficiarios del mismo, puedes solicitar la inclusión de nuevas personas asegurables en la póliza. La aseguradora tendrá que darte las razones pertinentes para la admisión o rechazo de tu propuesta, así como indicarte las condiciones concretas –si las hay- en caso de que el nuevo beneficiario sea admitido. El cambio en la prima de tu seguro con la nueva incorporación también tendrá que ser informada en su caso.
 
Un seguro de salud de empresa suele ser ventajoso por lo que es interesante siempre estudiar esta propuesta, si tienes la suerte de que tu empresa te bride esa posibilidad. Valora lo que te ofrecen y consulta todas tus circunstancias particulares, como la posibilidad de incluir a tu pareja e hijos. Hay muchas opciones para adaptarse a las circunstancias y necesidades de cada persona.
Back to top