Skip to Content

Pros y contras de compartir coche para viajar

ilustración de un coche e iconos de figuras que representa compartir coche
La corriente “car pooling”, lo que significa compartir coche para viajar, se ha puesto muy de moda en los últimos tiempos. Diferentes plataformas, entre las que destacan Blablacar, han ayudado a potenciar este modo de desplazarse en un vehículo con personas que no se conocen entre sí. Aunque este concepto se utiliza preferentemente para realizar trayectos largos, también se puede aplicar a los recorridos dentro de las ciudades, como por ejemplo para llegar al lugar de trabajo. 
 
A priori, ésta puede parecer la solución idónea para paliar el aburrimiento que supone realizar un viaje solo. Sin embargo, aunque compartir el vehículo puede hacer más llevadero el camino, es conveniente valorar también los inconvenientes que puede tener esta práctica, tanto para la persona que ofrece su coche como para el resto de ocupantes. Antes de reservar un trayecto, es aconsejable valorar la forma en la que preferimos viajar.  
 

Ventajas de compartir coche para viajar 

  • Uno de los pros más importantes que llevan a los viajeros a hacer uso de los coches compartidos es el ahorro. En comparación con otros medios de transporte, realizar un trayecto en un vehículo compartido es mucho más económico. Este factor es igual de importante tanto para el dueño del coche como para quienes se interesan en un viaje en concreto, ya que el gasto de combustible se divide entre todos los ocupantes. 
  • El hecho de compartir coche para viajar fomenta las relaciones sociales y, en muchas ocasiones, deriva en una amistad duradera. En otro caso, es una forma idónea de conocer gente nueva y liberarse de forma progresiva de los posibles prejuicios que se puedan tener. 
  • Aunque depende del carácter de los pasajeros, con total probabilidad, el entretenimiento durante el viaje está asegurado. Lo más habitual es que las conversaciones surjan de forma natural, favoreciendo que el tiempo pase más rápido. 
  • Los coches compartidos son una solución tremendamente práctica al problema del tráfico, tanto en las carreteras como en las ciudades, así como de los altos niveles de contaminación. Así, cuantas más personas viajen en un mismo vehículo, menos densidad de coches en las vías que originan los atascos y emiten gases contaminantes. 
 

Desventajas de compartir coche para viajar 

  • Para las personas que sean más independientes y prefieran realizar el viaje solos, compartir coche para viajar no es una opción. Además, es necesario amoldarse a los horarios que fije el conductor y a determinados trayectos para recoger a otros pasajeros, algo que puede no encajar con la planificación personal. 
  • Dado que no se trata de un servicio profesional, debido a múltiples motivos, es probable que, en el último momento, el propietario del vehículo cancele el trayecto o cambie la hora de salida. 
  • Aunque es una buena forma de socializar con otras personas, siempre hay que tener presente que cada persona es diferente. Así, si los compañeros de viaje no son muy agradables, la experiencia será bastante incómoda. Además, muchas personas muestran cierto rechazo a compartir coche para viajar por hacerlo con otros ocupantes desconocidos, ya sea por timidez, miedo o desconfianza.
  • Respecto al seguro, es una cuestión que suele generar bastante confusión. Por ello, antes de viajar de este modo, es conveniente informarse sobre las coberturas con las que cuenta el vehículo y si la plataforma que conecta a los conductores y viajeros ofrece otra garantía adicional frente a cualquier percance. 
Back to top